Markina frena el plan foral para habilitar un apeadero en la variante para el Bizkaibus

Una media de seis autobuses a la hora cruzan el casco urbano de Markina. /  MAIKA SALGUERO
Una media de seis autobuses a la hora cruzan el casco urbano de Markina. / MAIKA SALGUERO

El Consistorio afea a la Diputación por impulsar una «solución precaria» a la hora de sacar la parada del casco urbano

MIRARI ARTIME MARKINA.

El Ayuntamiento de Markina ha frenado en seco el proyecto foral de habilitar un apeadero en la variante de la localidad para sacar la parada de Bizkaibus del interior del municipio. Y es que, para el Consistorio, la solución adoptada para dar respuesta a esta histórica demanda vecinal y los trámites llevados a cabo por los departamentos de Transportes y Carreteras han sido «inauditos».

«Hace ya tres legislaturas que se pensó que sería interesante sacar la parada del centro urbano, en primer lugar para evitar el paso de seis autobuses a la hora», señalaron fuentes municipales. La medida tenía como objetivo también minimizar la probabilidad de accidentes, mejorar el mantenimiento de la calzada en todo el recorrido y reducir el tiempo invertido por las unidades para cubrir el trayecto hasta destino.

La Dirección foral de Carreteras concedió el visto bueno al plan con la condición de ejecutar una serie de intervenciones en la variante. Entre la obras requeridas figuraban habilitar carriles de aceleración y desaceleración para garantizar la seguridas en las maniobras de los autobuses y construir una parada adecuada para los usuarios. «El problema para llevarlo adelante siempre ha sido el económico», añadieron.

Paralización inmediata

«En todas las ocasiones que hemos podido se ha vuelto a plantear el tema a la Diputación y nos han respondido que estaba sobre la mesa», subrayaron. Y después de todo este tiempo, el planteamiento presentado finalmente esta semana por la Administración foral ha desconcertado al Ejecutivo markinarra.

Por una parte, «porque no es otra cosa que un apeadero en la variante, sin carriles de aceleración ni desaceleración, sin nada de lo que se veía imprescindible hace ya más de diez años», detallaron. Por otra lado, por la celeridad con la que han llevado todo el procedimiento. «Resulta inaudito», recalcaron.

La pasada semana «un técnico foral se puso en contacto con el arquitecto municipal para preguntarle cómo iba el tema de la puesta a disposición de los terrenos para la parada en la variante, ya que la obra de construcción ya se había adjudicado», explicaron. «La sorpresa fue inmensa porque no sabíamos nada y porque en un tiempo récord incluso estaban los trabajos ya encargados».

El Consistorio ha reclamado la paralización inmediata del proyecto «porque en ningún caso se podría admitir que en sustitución de la actual parada se instale un apeadero» y la Diputación ha aceptado la petición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos