Markina adaptará el antiguo Ayuntamiento de Xemein como nueva escuela de música

Vista exterior del antiguo Ayuntamiento de Xemein, en Arretxinaga. /  MAIKA SALGUERO
Vista exterior del antiguo Ayuntamiento de Xemein, en Arretxinaga. / MAIKA SALGUERO

Las obras de reforma afectarán a las dos primeras plantas del edificio situado en Arretxinaga, que estará listo el próximo curso

MIRARI ARTIME MARKINA.

El Consistorio de Markina ha decidido dar un impulso a la recién creada escuela de música. La nueva oferta educativa, que este invierno ha dado sus primeros pasos tras el acuerdo de colaboración con Tarine Musika Eskola de Berriatua, se trasladará el próximo curso a las instalaciones del antiguo Ayuntamiento de Xemein, en el barrio de Arretxinaga.

En la actualidad, las clases se imparten en los locales del viejo Consistorio markinarra situados en el casco antiguo del municipio. «Es una de nuestras prioridades para este ejercicio; tener las obras finalizadas para septiembre», reconocieron fuentes municipales. El plan de actuación se centrará en la planta baja, así como en la primera con la ejecución de las mejora de adecuación necesarias para transformarlas en aulas.

«Se procederá a elevar suelos, aislar paredes, reparar las escaleras y fijar una salida de emergencia a través de una plataforma», señalaron. Además, se colocará un ascensor para garantizar la accesibilidad y se habilitarán servicios públicos a los que también se podrá acceder desde el interior. La intervención también contempla reservar un espacio para el sistema de calefacción.

Los alumnos que acudan a la escuela de música recibirán las clases en el primer puso donde se crearán media docena de aulas. La planta baja, por su parte, se conformará con otras dos espacios, más un almacén y una pequeña cocina. «Para completar toda la rehabilitación, queda el último piso en el que está previsto crear un espacio diáfano que pueda combinar su uso como escenario de pequeños espectáculos, charlas y conciertos, con otro como lugar de reunión de distintos grupos o asociaciones, pero está por definir», indicaron. De esta manera, se persigue potenciarlo como motor cultural de la barriada.

Remanente

El coste definitivo de las obras está aún por concretar, aunque las primeras estimaciones apuntan que podría suponer una inversión de alrededor de 200.000 euros. Esta cantidad irá con cargo al remanente que se contabilizará tras la liquidación de las cuentas de 2017.

La primera fase, que incluyó la reparación de la cubierta, el vaciado del interior del inmueble y el derribo de la chabola y antiguos almacenes que existían a su alrededor, alcanzó un coste ligeramente superior a los 100.000 euros. También se procedió a la renovación del entramado de saneamiento así como de la plaza y del probadero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos