Lekeitio suprimirá los puntos negros de sus calles para mejorar la seguridad de las mujeres

Larrotegi y su entorno ha sido uno de los puntos negros eliminados en Lekeitio. /  M. SALGUERO
Larrotegi y su entorno ha sido uno de los puntos negros eliminados en Lekeitio. / M. SALGUERO

Munitibar e Ispaster también recibirán ayudas del Gobierno vasco para enfocar planes urbanísticos con perspectiva de género

MIRARI ARTIME LEKEITIO.

«Ayudar a los ayuntamientos a incorporar un enfoque con perspectiva de género en los planes urbanísticos que configuran las ciudades y los pueblos». Ese es el objetivo de la subvención que el Gobierno vasco ha concedido a Lekeitio, Munitibar e Ispaster para favorecer la igualdad de acceso a sus equipamientos y acometer mejoras en la seguridad para las mujeres en los espacios públicos.

Los municipios beneficiados por la convocatoria del departamento de Vivienda, Planificación Territorial y Medio Ambiente del Ejecutivo autónomo, recibirán un máximo de 30.000 euros cada uno de una partida global de 200.000 euros que se repartirá entre un total de dieciséis localidades vascas. «No es tanto una cuestión de dinero, sino de cambio de perspectiva, de pensar y mirar de otro modo las políticas urbanísticas para avanzar en igualdad e integración», aseguraron desde el departamento dirigido por Iñaki Arriola.

El objetivo principal de la iniciativa es mejorar la seguridad de las mujeres. «Hay que favorecer que nuestras calles y plazas sean lugares no discriminatorios en los que las mujeres, que representan la mitad de la población, se sientan seguras, visibles y reconocidas en la vida diaria», añadieron. Para avanzar en estas mejoras, se han de tener en cuenta los puntos negros de las ciudades.

Larrotegi

En el caso de Lekeitio, uno de los últimos espacios catalogados así y que han sido eliminados ya por el Ayuntamiento era la parada de autobuses de Larrotegi y su entorno más cercano, donde se procedió a mejorar la iluminación. El primer mapa de esas características elaborado por las mujeres lekeitiarras recogía un total de 24 espacios urbanos calificados como «delicados», bien por falta de visibilidad y accesibilidad o por tratarse de lugares de riesgo.

Entre las áreas consideradas más conflictivas figuraban puntos como los accesos a los servicios públicos de la plaza de la Independencia, el camino hacia el cementerio y el cruce de la calle Dendari, así como el hueco de la parte trasera de San Cristóbal, además de Basotxo. En la lista también se encuentran las escaleras de Larrotegi y el cruce entre Santa Catalina y Eusebio María de Azkue, entre otros enclaves.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos