Lekeitio consensuará con los usuarios las normas de convivencia en las lonjas juveniles

Las lonjas juveniles son un fenómeno que ha calado hondo en la comarca. /  MAIKA SALGUERO
Las lonjas juveniles son un fenómeno que ha calado hondo en la comarca. / MAIKA SALGUERO

Expertos en educación social se encargarán de dirigir durante cuatro meses un proceso participativo con los jóvenes

MIRARI ARTIME LEKEITIO.

Los locales utilizados por los jóvenes para el disfrute de su tiempo libre es un fenómeno que también ha calado hondo en Lekeitio. La necesidad de disponer de recintos alternativos para ver películas, jugar a la consola o simplemente estar con la cuadrilla, ha propiciado la proliferación de este tipo de espacios en garajes y locales. Por ello, el Ayuntamiento, al igual que han hecho otras localidades de la zona como Gernika y Bermeo con anterioridad, ha decidido embarcarse en un proceso participativo encaminado a regularizar su uso.

«Es una realidad social que genera numerosos quebraderos de cabeza no sólo entre las comunidades de vecinos donde se asientan sino entre la población en general debido a que pueden darse prácticas arriesgadas o porque carecen de las medidas de seguridad adecuadas», reconocieron desde el Consistorio que ha activado el programa 'Lekeitioko gazte lokalak' con el fin de consensuar una normativa.

«Será un proceso de empoderamiento de los jóvenes, activo y transparente que persigue llegar a un punto en común, ya que a nuestro parecer la prohibición y las normativas estrictas no son ni el camino ni la solución», añadieron. Los estudios realizados en otros municipios de la zona revelan que estos espacios se han convertido en el principal punto de reunión de chicos y chicas menores de 30 años tanto los sábados y domingos como el resto de la semana por las tardes.

Reducir conflictos

En la villa turística, educadores sociales se encargarán de liderar el proceso que se activará a lo largo de las próximas semanas y se prolongarán durante cuatro meses. «Se pondrán en contacto con los propios implicados», matizaron. Con la puesta en marcha de esta iniciativa, el Ejecutivo municipal persigue, por una parte, crear la primera normativa de estas características cuya elaboración se ha intentado ejecutar en varias ocasiones. «Queremos que esté basada en las buenas prácticas y no en medidas rigurosas».

Por otra parte, busca reducir y evitar conflictos de convivencia entre los usuarios y los vecinos, así como controlar aspectos como la seguridad y la habitabilidad. «También se trata de fijar las bases de una relación entre el Ayuntamiento y los jóvenes y afianzarlo», indicaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos