«Gracias a las máquinas de coser se han sacado adelante a muchos hijos»

DE TODO TIPO. De Pedro pesentó ayer las máquinas de coser que exhibe en la Casa de Cultura. / I. ASTUI
DE TODO TIPO. De Pedro pesentó ayer las máquinas de coser que exhibe en la Casa de Cultura. / I. ASTUI

El gernikarra Luis de Pedro reúne en la villa foral parte su colección de utensilios originales, la más importante de Euskadi

IRATXE ASTUI GERNIKA-LUMO.

Desde su invención, hace dos siglos, el traqueteo de las máquinas de coser ha sido uno de los sonidos que han acompañado a la vida familiar en muchos hogares. Este invento, posterior a la primera revolución industrial, jugó también un importante papel en la incorporación de la mujer al mundo laboral, además de contribuir a la mejora de la productividad en la industria textil. «Les debemos mucho porque gracias a ellas en muchas casas se han podido sacar adelante a los hijos», subraya Luis de Pedro.

Este gernikarra atesora una de las colecciones de máquinas de coser más importantes de Euskadi y una de las más completas del mundo, compuesta por alrededor de medio centenar de modelos originales prodecentes de diferentes países. Parte de las piezas, un total de 60, se exponen durante estos días en la muestra 'Historia de la máquina de coser', que se puede visitar hasta el 15 de diciembre en la Casa de Cultura de Gernika. La exposición, que reúne valiosos y originales utensilios para coser telas y otros materiales con hilo, descubre la evolución de esta máquina, que en su versión más antigua conseguía dar «200 puntadas al minuto, frente a las 7.000 que alcanzan a dar al mismo tiempo las más modernas», detalla De Pedro.

Su afición por las máquinas de coser surgió en los noventa, «cuando fuí a visitar una feria de piezas antiguas a Barcelona y decidí comprar una». Su esposa, María Ángeles Armero, ya contaba con una tienda de este tipo de artilugios desde 1974 en Gernika. «Pero ella terminó cansada de verlas y yo me volvía un enamorado de ellas», bromea. Dentro de la exposición se aprecian ejemplares de diversa procedencia como Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Alemania, Canadá, Suiza e incluso India. «En este país son los hombres las que las manejan», destaca.

Como la de Balenciaga

De entre todas, destaca una «que no hace ruido», descubre su dueño al activar su manivela, y una Singer inglesa de 1921 «que es como la que aparece en la serie de televisión 'Entre costuras', señala.

La colección de Luis de Pedro también contiene una pieza «idéntica a la que utilizó el diseñador de moda Balenciaga». Los diferentes modelos están ordenados en la sala por su antiguedad, procedencia y tamaño. Lás más pequeñas, como el modelo 'Alicia' fueron diseñadas para que las pudieran dar sus primeras puntadas los menores. La cuidada decoración de las máquinas de coser, con motivos florales adornados con nacar en algunos casos, es otra de las características que llaman la atención en las máquinas. «Algunas de ellas eran para uso doméstico y al cargarlas con la mano de un sitio a otro han perdido parte del trazado y el colorido de los dibujos en su parte alta», explicó Luis de Pedro en la muestra de Gernika.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos