El Gobierno vasco advierte que «hay que ser cautelosos» con las cuotas de cimarrón

MIRARI ARTIMEONDARROA

El Gobierno vasco ha calificado de «positivos» los aumentos acordados en las cuotas de pesca del bonito del norte y del atún rojo o cimarrón, pero considera que con las previsiones realizadas para esta última especie «hay que ser cautelosos», ya que no se dan las circunstancias para modificar el reparto interno entre la flota nacional.

Una delegación del Ejecutivo autónomo, encabezada por Leandro Azkue, director de Pesca y Acuicultura, ha asistido a la reunión de la Comisión para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) celebrada este mes en Marrakech (Marruecos), en la que se ha decidido aumentar un 20 % la cuota de pesca de bonito de norte para los próximos tres años.

En el caso del cimarrón, el acuerdo establece un incremento del 18% en 2018, del 10,4 % al año siguiente y de un 10,6 % para 2020. «En este caso hay que ser cautelosos ya que el aumento previsto no se puede dar por hecho para 2019 y 2020, dado que será revisable y puede variar en función de las nuevas claves de reparto que se decidan en la reunión del año que viene», señalaron desde el Gobierno vasco.

La cuota fijada para 2018 asciende a 28.200 toneladas. De ellas, España dispondrá de 5.000 y la flota vasca pasará a 905 toneladas, un 18% más que este año. «No se dan las condiciones necesarias para variar las claves de reparto internas a nivel estatal ya que no se llega al mínimo de 6.000-5.000 toneladas que el Ejecutivo central tenía como objetivo para acometer una redistribución interna», indicaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos