El Gobierno busca fórmulas para mantener la pesquería del verdel «al nivel de otros años»

MIRARI ARTIME ONDARROA.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente espera mantener «en los niveles de años anteriores» la actividad de los barcos del Cantábrico pese al recorte inicial de cuota de verdel impuesto por la Unión Europea para 2018. En una respuesta parlamentaria, la secretaria de Estado de Medio Ambiente, María García, aseguró que se está preparando una orden en la que se dará más «flexibilidad» para poder posibilitar los intercambios de cuotas entre las distintas flotas que se dedican a la misma pesquería.

El cupo estatal de caballa es de 30.745 toneladas y el total admisible de capturas (TAC) para todos los países del Atlántico se sitúa en poco más de 816.700 toneladas. Por otro lado, el Gobierno está pendiente del cupo de verdel sobrante de 2017 que probablemente se conocerá a finales de la próxima semana. Las toneladas resultantes podrán incorporarse a las posibilidades de pesca de este año, cuando las cifras de las cantidades consumidas se envíen a la UE.

«No obstante, sobre la flota pesa la multa que aún aplica Bruselas por la sobrepesca de esta especie en las campañas de 2009 y 2010 y que «supone descuentos anuales del 18 % o de 5.000 toneladas hasta 2023», señalaron portavoces ministeriales. Desde las cofradías vascas, por su parte, prevén que, siguiendo la tónica de los último años, la primera campaña de la temporada, que comenzará previsiblemente en el plazo de un par de semanas, será muy corta debido a la reducción decretada por Europa de un 20% en la cuota de capturas.

«La cantidad de verdel que viene todos los años es muy superior a lo que pescamos y con la reducción que tenemos para esta primavera la pesquería se reducirá a unas pocas semanas», reiteraron portavoces de los arrantzales. En 2017, los pesqueros de Bermeo, Ondarroa y Lekeitio, además de los guipuzcoanos capturaron cerca de 13.000 toneladas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos