Gernika sanciona a 40 dueños por llevar a sus perros sueltos y no recoger las heces de la calle

Una vecina pasea con su perro atado por la periferia de Gernika. / M. SALGUERO
Una vecina pasea con su perro atado por la periferia de Gernika. / M. SALGUERO

Los agentes de la Policía Municipal de la villa retiraron de la vía pública en 2017 una veintena de canes sin chip identificativo

IRATXE ASTUI GERNIKA-LUMO.

La concienciación sobre la tenencia responsable de perros es uno de los problemas a los que a veces tiene que enfrentarse los ayuntamientos, con el fin de garantizar la convivencia entre vecinos y mascotas en los diferentes municipios de Busturialdea y Lea Artibai. En Gernika, la Policía Municipal expedientó a lo largo del pasado año a un total de 37 propietarios de canes por incumplir la normativa sobre tenencia y protección de animales.

La mayoría de las sanciones, un total de 32, se impusieron «por llevar suelto al perro y por no recoger las heces del animal de la vía pública como es obligado», apuntó el jefe de la Udaltzaingoa, José Antonio Enbeita. Además, el Consistorio local interpuso multas a cinco dueños de perros de raza considerada como potencialmente peligrosa al can con bozal, tal y como manda la ordenanza. «Hay registrados 24 canes de razas catalogadas así», detallaron fuentes municipales.

Asimismo, la Guardia urbana tuvo que retirar de la calle a un total de 21 perros, «algunos abandonados y otros que se pudieron localizar por disponer del obligado chip», matizaron. Dependiendo de la gravedad del hecho, la cuantía de las multas en los casos de no recoger los excrementos de los animales en vías, plazas públicas, parques infantiles y jardines puede alcanzar los 601 euros.

Infracción grave

Se considera una infracción grave que los perros no estén sujetos con una cadena o correa de una longitud máxima de dos metros en los espacios públicos, así como en las partes comunes de los inmuebles colectivos. El incumplimiento de esta orden podría acarrear multas que oscilan entre los 300 y los 1.502 euros, según el caso.

Las faltas muy graves, como el abandono de cualquier especie animal, se expedientan con cuantías que van desde los 1.500 y 15.000 euros. Con el fin de concienciar a la población sobre la importancia de mantener limpias de heces caninas las calles y plazas del municipio, el Ayuntamiento instaló hace tres años en diferentes puntos del casco urbano y barrios de la periferia papeleras y dispensadores de bolsas-guante para facilitar a los dueños la retirada de los excrementos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos