La flota vasca echa el cierre a la costera de la anchoa con 16.000 toneladas descargadas

Ondarroa ha sido el puerto con mayor número de descargas del Cantábrico. / M. SALGUERO
Ondarroa ha sido el puerto con mayor número de descargas del Cantábrico. / M. SALGUERO

La Cofradía de Ondarroa comercializó ayer las últimas partidas de una campaña marcada por las abundantes capturas, aunque de tamaño pequeño y escaso precio

MIRARI ARTIME ONDARROA.

La Cofradía de Ondarroa comercializó ayer por la tarde las últimas partidas de la costera de la anchoa. Los arrantzales cerraron así la primera campaña del año que ha estado marcada por las elevadas capturas, el pequeño tamaño de las piezas y la escasa cotización en venta. De hecho, la media se ha situado en 1,29 euros el kilo.

La flota de bajura que opera en el muelle ondarrés, entre los que destacan numerosos cerqueros gallegos, ha descargado un total de 7.800 toneladas de bocarte lo que sitúa a la dársena de Lea Artibai a la cabeza del Cantábrico. En los puertos guipuzcoanos, especialmente en Getaria y Hondarribia, por su parte, se han contabilizado cerca de 8.000 toneladas.

Las posibilidades de pesca de anchoa para la flota de pabellón español rozan las 25.000 toneladas, de las que un 10% se reservan para el segundo semestre del año. «Algunas unidades se han desplazado hacia la zona de Gijón, pero el grueso de nuestra flota ha cerrado la costera», reconocieron desde la federeración de cofradías vascas.

Para los arrantzales, la costera ha resultado satisfactoria. «Aún nos queda hacer las cuentas definitivas, y aunque no ha sido negativa hay que recalcar que el precio ha sido muy bajo, demasiado para todo lo que nos cuesta», apuntaron desde el puerto de Ondarroa.

Entre los aspectos más positivos, destaca la confirmación definitiva de que la población de anchoa se encuentra completamente recuperada. «Los estudios científicos así lo indicaban, pero hay que comprobarlo sobre el terreno», añadieron. No obstante, el tamaño de la anchoa tampoco ha sido el esperado, todo lo contrario.

Cortos de materia prima

«Tanto nosotros como los conserveros queremos piezas más grandes, pero esta primavera, apenas se han encontrado, han sido partidas muy pequeñas, casi anecdóticas», detallaron. En este sentido, la flota reconoce que «hemos tomado medidas para evitar la pesca de bocarte joven y esperamos que los resultados sean más visibles en la próxima campaña».

De hecho, desde las conserveras se han expresado en la misma línea al recalcar la necesidad de gestionar de manera adecuada el caladero del Golfo de Vizcaya «para evitar problemas a corto y medio plazo». Este año, «se han pescado partidas de entre 45 a 60 ejemplares por kilo, de modo que en las conserveras han estado muy cortos de materia prima», recalcaron portavoces del sector.

A juicio de los arrantzales, «son los científicos los que nos tienen que asesorar y hacer recomendaciones para la gestión de un stock como el del bocarte, que es muy vulnerable sobre todo a las condiciones ambientales. Además, sucede que la naturaleza y, en este caso la mar, nos da sorpresas y este año ha sido precisamente la ausencia de anchoa grande, que no ha querido salir», recalcó un patrón gallego mientras preparaba los pertrechos para poner rumbo a casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos