LAS CLAVES

Los feriantes recelan del cambio de ubicación de las barracas en Markina

En los últimos años las barracas han estado ubicadas en el Prado.
En los últimos años las barracas han estado ubicadas en el Prado. / MAIKA SALGUERO

El traslado de las atracciones de los 'Cármenes' al parking situado detrás del Consistorio permitirá ampliar la oferta

MIRARI ARTIME MARKINA.

La Asociación de Feriantes de Euskadi reconoce que existe «inquietud» y «cierto recelo» entre los propietarios de las barracas por el cambio de emplazamiento en las fiestas patronales de Markina, que se celebrará a mediados de mes. El Ayuntamiento ha mantenido varias reuniones con los implicados para comunicarles su decisión de ubicar las atracciones en el aparcamiento existente detrás de la Casa Consistorial en lugar de la zona del Prado donde se han instalado en las últimas ediciones.

«Nunca hemos puesto en duda nuestra asistencia a los 'Cármenes', pero como ha sucedido en otros municipios, los cambios nos generan cierta inquietud. Llevamos muchos años colocándonos en el Prado por lo que ya existía un hábito creado entre el público y el llevarnos a otro sitio provoca incertidumbre», reconocieron portavoces del colectivo. Lo cierto es que, el nuevo emplazamiento «tampoco se encuentra muy alejado del centro y del entorno festivo por lo que confiamos en la afluencia de público», indicaron.

Aparcamientos.
Se han habilitado zonas junto a la calle Arretxinaga y en la escuela laboral.
Circulación.
El Ayuntamiento ha señalizado los cambios que afectarán al tráfico.

Debate vecinal

Para aumentar los atractivos, «aunque todavía está por determinar el reparto definitivo, podemos adelantar que acudiremos los mismos que el año pasado más una nueva atracción elegida por el Ayuntamiento, ya que el espacio ofrece esa posibilidad», adelantaron desde la asociación que realizará una valoración definitiva una vez terminadas las fiestas. La medida también ha suscitado un intenso debate entre los vecinos del municipio. Por una parte, se encuentran los partidarios de la nueva localización que argumentan, sobre todo, «razones de seguridad». «Para los padres es un espacio mucho más válido porque no existe tráfico, es un área más o menos delimitada y, por lo tanto, tanto los niños como nosotros podemos estar más tranquilos», declaró un vecino de la localidad padre de dos niñas.

En el otro lado de la balanza, por su parte, figuran los detractores de la medida adoptada por el Consistorio que consideran que la nueva ubicación reduce el ambiente festivo al desplazar uno de sus principales elementos. «Las luces y la música, el trasiego de pequeños y mayores forman parte de las fiestas y si los llevas a otro sitio, el Prado quedará medio vacío, como cualquier otro día del año. No parecerá ni que estamos en 'Cármenes'», manifestó un grupo de markinarras.

La supresión del principal aparcamiento disuasorio para colocar las atracciones ha obligado al Ejecutivo local a habilitar otras zonas alternativas para el estacionamiento de turismos.

Fotos

Vídeos