Un equipo técnico de Azti velará por la sostenibilidad del atún tropical en Seychelles

La oficina estará ubicada en el puerto de Victoria. / AZTI
La oficina estará ubicada en el puerto de Victoria. / AZTI

Realizará un seguimiento constante de las pesquerías desde la oficina permanente que mantendrá en el puerto de Victoria, en Mahé

IRATXE ASTUI BERMEO.

El centro tecnológico especializado en investigación marina y alimentaria, AZTI, mantendrá una oficina permanente en el puerto de Victoria, en la isla de Mahé del archipiélago de las Seychelles, desde la que llevará a cabo el seguimiento de las pesquerías de túnidos tropicales. La iniciativa ha sido impulsada por las asociaciones de atunero congeladores Anabac y Opagac, con el apoyo del Gobierno vasco y en colaboración con la autoridad pesquera de aquel país.

El equipo de trabajo desplazado hasta Puerto Victoria impulsará la creación de una base de datos pesqueros y muestras biológicas, además de la captación de los observadores que llevan a bordo los atuneros que faenan en el Océano Índico, además de apoyar el desarrollo de los sistemas de monitoreo electrónico, que permiten garantizar la pesca responsable en aquellas aguas. En este sentido, Azti llevará a cabo también una investigación «rigurosa» de las dinámicas de las poblaciones de atún y su relación con el medio.

«Gracias a la continua comunicación con los barcos que descargan en puerto, obtendremos información de capturas de especies objetivo y no objetivo o buenas prácticas a bordo, como la liberación de especies sensibles como tiburones, rayas y tortugas» detallaron desde el centro vasco tecnológico. Asimismo AZTI proseguirá con la verificación desde aquel puerto del número existente de dispositivos concentradores de peces, también llamados FADs u objetos, «y su biodegradabilidad y propiedades antienmallantes», explicaron.

Observadores

La oficina permanente se encarga de centralizar y monitorizar las muestras recogidas por los observadores a bordo de los atuneros durante las mareas -otolitos, músculo y espinas-, así como de las que se recolectan en las conserveras, en tierra o en puerto, durante las descargas. Además, de las labores desarrolladas desde su sede de la isla de Mahé, AZTI procederá a la capacitación de observadores de aquellas islas a bordo, cumpliendo estándares que les permitan acceder en un futuro a un programa regional.

«La recogida de datos mediante observadores es fundamental, principalmente para la verificación de las buenas prácticas», aseguraron. Este proyecto, que fue puesto en marcha por primera vez en 2016, se enmarca en las acciones que Azti, junto con el sector atunero congelador, realiza «para garantizar la sostenibilidad a largo plazo de los recursos naturales a través de las mejores prácticas de explotación y gestión, sobre la base del mejor conocimiento científico».

Con este objetivo, la Asociación Nacional de Armadores de Buques Atuneros Congeladores (ANABAC) y la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC) instauraron en 2012 un Código de Buenas Prácticas «para mejorar la selectividad y realizar una pesca del atún sostenible y responsable», insistieron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos