La Diputación exige a Berriatua un centenar de correcciones para aprobar el PGOU

Vista parcial del entramado urbano de Berriatua en la actualidad. /  MAIKA SALGUERO
Vista parcial del entramado urbano de Berriatua en la actualidad. / MAIKA SALGUERO

En julio pasado también rechazó el documento al considerar que presentaba carencias como el estudio de evaluación ambiental

MIRARI ARTIME BERRIATUA.

El Ayuntamiento de Berriatua se ha mostrado «desconcertado» ante la nueva orden foral en relación al Plan General de Ordenación Urbana, (PGOU) del municipio. En concreto, el departamento de Transportes, Movilidad y Cohesión ha suspendido de nuevo la aprobación definitiva del documento que marca las directrices de actuación en la localidad hasta que se subsanen las deficiencias detectadas, unas 137 en total.

El Consistorio había interpuesto un recurso administrativo a la decisión adoptada el pasado mes de julio por parte de la Administración territorial de no otorgar el visto bueno definitivo al documento. La Diputación consideró entonces que faltaba la evaluación ambiental adecuada que incluyese un análisis de alternativas suficientes para los nuevos desarrollos de dos zonas, el de actividades económicas de los sectores de Bego Bertan y Cordelería y los aparcamientos en varios puntos de la localidad.

Gasto económico

«Creíamos que existía la posibilidad de resolver las cuestiones que Medio Ambiente estimaba que no estaban bien sin volver a iniciar todo el proceso de revisión con el consiguiente gasto económico que representa», señaló el alcalde de la localidad, Jon Arriola.No obstante, «en la última orden foral, las deficiencias que tenemos que corregir para obtener el visto bueno definitivo han aumentado de tal manera que debemos estudiar con el servicio de asesoría municipal la situación en las que nos deja, las opciones que tenemos y el camino que debemos seguir», añadió el regidor.

Entre los errores que el Ejecutivo local deberá subsanar en el nuevo documento que tendrá que volver a salir a exposición pública figuran, clasificaciones incorrectas de determinadas áreas de desarrollo, viabilidades económicas y técnicas que a juicio de la Diputación quedan en entredicho y falta de acreditación de recursos naturales. Para del departamento foral de Medio Ambiente también existen «incongruencias entre los títulos y los contenidos de algunos apartados», así como notables diferencias en el régimen de calificación otorgado a distintos tipos de edificaciones, instalaciones y viviendas.

«Se trata de correcciones que tienen en la mayoría de los casos el objetivo de no incurrir en posibles ilegalidades y de hacer cumplir las distintas normativas existentes en el territorio», señalaron portavoces de la Diputación.

Fotos

Vídeos