La descarga de 35 toneladas de anchoa en Ondarroa alivia la espera del verdel

El tamaño de la anchoa capturada era de 60-70 unidades por kilo. / E. C.
El tamaño de la anchoa capturada era de 60-70 unidades por kilo. / E. C.

Las adversas previsiones meteorológicas obligan a la flota a aguardar hasta la semana que viene para iniciar con fuerza la pesquería de la caballa

MIRARI ARTIME ONDARROA.

La flota de bajura del Cantábrico que se ha desplazado hasta la zona del Golfo de Vizcaya para reanudar la actividad pesquera descargó ayer en el puerto de Ondarroa cerca de 35 toneladas de anchoa, que se suman a las 16 contabilizadas el pasado jueves -las primeras de la costera- y hacen más llevadera la espera del verdel. «Se han capturado relativamente cerca de la costa, entre Zarautz y Getaria, pero del verdel no hay el mas mínimo rastro», señalaron varios arrantzales mientras depositaban las cajas en el muelle ondarrés.

A diferencia de lo que sucedió con las primeras muestras de bocarte hace unos días, el precio de venta registrado ayer resultó mucho más «aceptable». De hecho, la cotización media por kilo -60 a 70 granos-, llegó a los 3,50 euros. «Es un buen precio y, por lo menos, nos permite sacar algo de rentabilidad después de estar toda la noche faenando», añadieron.

Dos son las razones, según responsables del sector, que explican este repentino cambio de tendencia en lonja en tan pocos días. «Por una parte, «con el temporal que ha habido en el Mediterráneo prácticamente no hay anchoa de esa zona» y, por otro lado, «los partes meteorológicos anuncian para los próximas jornadas mucho oleaje y fuerte viento que prácticamente impedirán salir a faenar», explicaron. Patrones y arrantzales esperan que la próxima semana finalmente haga acto de presencia el verdel. «Aparecerá de un día para otro, pero por ahora nada de nada», recalcaron.

Las embarcaciones de artes menores tampoco han tenido demasiada suerte. «Sabíamos de antemano que iba a ser complicado, pero teníamos que salir porque nosotros solo vamos a verdel y bonito, y eso implica que llevamos parados desde octubre. Llega un momento en que hay que arriesgar», reconocieron desde el puerto de Bermeo.

Con las cajas vacías

Todos sus intento han resultados infructuosos por ahora. «Hemos tirado el anzuelo aquí y allá pero no ha entrado nada. Nos hemos vuelto con las cajas vacías», lamentaron. Sin embargo, confían en que la situación mejore. «Esperamos que tras el temporal alguien localice algo», agregaron.

A lo largo de este mes también se incorporarán a la pesquería alrededor de 30 cerqueros gallegos que en su mayoría realizarán sus actividades comerciales en el puerto de Ondarroa y Pasaia. La mayor parte de las unidades, cerca de una veintena, es de gran tamaño y pertenece a la asociación Cerqueiros Galegos, mientras que de la Armadores de Cerco de Galicia (Acerga) movilizará a otra docena de buques una vez mejore el tiempo.

«Ahora mismo ya están aquí los barcos de Cantabria y en las próximas semanas esperamos a la flota gallega, que se quedará hasta que concluya la costera de la anchoa», señalaron desde la cofradía ondarresa que el año pasado comercializó 8.373 toneladas de bocarte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos