Denuncian el «deplorable» estado de la calzada romana de Bolibar a Zenarruza

El trazado, que en su mayor parte se encuentra destrozado, transita por un bosque mixto de robles, pinos y avellanos. /  MAIKA SALGUERO
El trazado, que en su mayor parte se encuentra destrozado, transita por un bosque mixto de robles, pinos y avellanos. / MAIKA SALGUERO

El tramo, de algo más de un kilómetro, lleva «décadas abandonado» a pesar de ser uno de los puntos más transitados del Camino de Santiago

MIRARI ARTIME BOLIBAR.

La ruta de la costa del Camino de Santiago tiene en Zenarruza una de las colegiatas más visitadas por los miles de peregrinos que cubren la etapa entre Markina y Gernika. Para llegar al conjunto monacal, reedificado tras el incendio registrado el siglo pasado, los caminantes suben por la calzada romana que conecta Bolibar con el enclave religioso, escondido en un barranco del monte Oiz.

El trazado, que transcurre por un bosque mixto de robles, pinos y avellanos, de algo más de un kilómetro presenta un «deplorable» estado de conservación. «Está abandonado desde hace más de dos décadas», denuncian los vecinos. Hace unos años «arreglaron un pequeño tramo del principio, así como del final del trazado, pero el resto se encuentra completamente olvidado y muy peligroso», señalan.

Los residentes apunta que «no sólo está mal para los miles de peregrinos que pasan por el vial, sino también para todos los excursionistas y amantes de los recorridos por la montaña en general». La situación se complica especialmente en periodos de fuertes lluvias. «Queda completamente encharcado y embarrado y el paso se vuelve difícil y arriesgado. En esas condiciones resulta muy costoso subir, pero bajar se convierte en un auténtica aventura», indican.

Los bolibartarras de la zona consideran que «canalizar el agua tampoco exige una inversión tan elevada que no pueda ser asumida por las administraciones competentes», recalcan. Sus quejas no son nuevas. Vienen de lejos. «Hemos denunciado la situación en varias ocasiones, pero llevamos así casi veinte años», se lamentan. En otros puntos de la comarca por los que discurre la ruta del norte «se han realizado mejoras en pistas forestales, arroyos o pasos, pero aquí está peor que cuando lo utilizaban en el medievo», señalan sorprendidos.

Bien Cultural

El Camino de Santiago fue declarado en 2012 Bien Cultural con la categoría de Conjunto Monumental por el Departamento de Cultura del Gobierno vasco. La etapa entre Markina y Gernika consta de 25 kilómetros y se concentra principalmente en tres lugares; Zenarruza, Bolibar, cuna de los antepasados del Libertador, y Gernika.

Discurre por el alto de Gontzegarai y los pequeños enclaves de Munitibar, Mendata, Olabe y Marmiz. Buena parte de los que eligen esta ruta para llegar hasta Compostela se alojan en el monasterio, así como en el albergue para peregrinos que se abre cada temporada en Markina y que se ha convertido en uno de los más frecuentados. De hecho registra una media de más de 7.000 personas al año.

Fotos

Vídeos