Cuarenta jóvenes dinamizan el verano a los mayores de la residencia de Lekeitio

Los jóvenes de entre 18 y 26 años animan las mañanas en la residencia de Lekeitio. / MAIKA SALGUERO
Los jóvenes de entre 18 y 26 años animan las mañanas en la residencia de Lekeitio. / MAIKA SALGUERO

El Gobierno vasco y el Ayuntamiento suscribren un convenio para el desarrollo del programa, que también persigue fomentar la solidaridad

MIRARI ARTIME LEKEITIO.

Las personas mayores de la residencia de ancianos Uribarren Abaroa de Lekeitio tienen este verano a unos monitores muy especiales que han decidido disfrutar con ellos sus días de ocio. Son cerca de una cuarentena de jóvenes -con edades comprendidas entre los 18 y 26 años-, que divididos en dos turnos participan hasta mediados de agosto en el campo de trabajo organizado por el Gobierno vasco.

«Se trata de un 'auzolandegia' de gran trayectoria histórica que se desarrolla desde el año 2000, por lo que son dieciséis años de experiencia los que lo avalan», señalaron desde el Ejecutivo autónomo. «Dado que es un trabajo social en la residencia de la tercera edad, por una parte se pretende avanzar en el desarrollo integral de las personas mayores, y por otro lado, que los jóvenes participantes trabajen valores como la solidaridad», añadieron las mismas fuentes.

Con el fin de asegurar su buen funcionamiento, los jóvenes cuentan con la ayuda de las educadoras sociales y la supervisión del responsable de la residencia, además de un coordinador por parte del Ayuntamiento, según el acuerdo suscrito entre las dos administraciones.

El convenio de cooperación también incluye la disposición por parte del Consistorio de los medios y recursos necesarios para el desarrollo de las actividades de tiempo libre. Por las mañanas, los voluntarios se centran en ayudar en ejercicios de psicomotricidad fina, acompañarles en salidas y paseos, además de organizar actividades de ocio y recreativas, fiestas y grupos de juego para potenciar el trato y facilitar el contacto con el exterior.

Recuperar la memoria

«Otra de las metas que persigue esta iniciativa es la de fomentar entre los mayores la experiencia de un verano creativo dentro de sus capacidades, además de concienciar a la ciudadanía del papel activo de los mayores», indicaron desde el departamento de Juventud del Ejecutivo autónomo.

El programa también tiene como finalidad recuperar y mantener la memoria histórica mediante las aportaciones culturales y orales que transmiten las personas mayores e impulsar valores como la solidaridad, convivencia, tolerancia, participación y el aprendizaje intercultural.

Por las tardes y fines de semana, los jóvenes ponen en marcha distintas actividades para conocer el entorno en el que se encuentran y las costumbres más cercanas del resto de los compañeros que proceden de distintas comunidades.

En total, en los campos de trabajo que se extienden por Euskadi participan más de 200 jóvenes, según detallaron desde el Gobierno vasco. En Busturialdea, por su parte, 17 voluntarios se encargan de que niños y jóvenes de la zona, con edades comprendidas entre 5 y 15 años, mejoren sus conocimientos de inglés a través de la interacción con la cultura y la naturaleza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos