Los clientes del mercado de los lunes de Gernika se decantan por la verdura

IRATXE ASTUI GERNIKA-LUMO.

Los excesos de los menús navideños han dado paso a la elaboración de platos menos contundentes que en semanas anteriores; un hecho que ha tenido su reflejo en el mercado que se celebró ayer en Gernika. «Nos hemos atiborrado y ahora la gente quiere comer de manera más ligera», apuntó una de las pocas vendedoras que se desplazaron hasta su puesto del recinto ferial de la villa foral.

Los tomates rondaron los 3 euros el kilo, mientras que la unidad de lechuga se cobró a unos 80 céntimos. Los puerros mantuvieron su precio, entre los 3 y 3,50 euros la docena, dependiendo de su tamaño, mientras que la coliflor se pesó a 1,50 euros el kilo. El público pudo adquirir también berza, a un euro la pieza, y por un manojo de media docena de zanahorias pedían en los mostradores ochenta céntimos.

Algunos productores ofertaron pimientos choriceros, «pero apenas hemos vendido esta semana porque la gente le da dado un descanso a la elaboración de salsas como las de los caracoles», señaló un productor de Muxika. La calabaza se pesó a 1,50 euros el kilo y dentro del apartado de la frutas, por la misma cantidad de manzanas de caserío pedían a 1,50 euros.

La oferta de género de la plaza gernikarra se completó con nueces, que se pagaron a 6 y 7 euros el kilo y habas, a 8 euros. Por un kilo de miel, así como de queso elaborado con leche de vaca pedían lo mismo: 10 euros. En cuanto al precio de las tres principales variedades de alubia, blanca, negra y tolosana, los baserritarras se mantuvieron en los habituales 10, 11 y 13 euros el kilo, respectivamente. Las plantas de cultivo apenas tuvieron salida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos