Los clientes habituales de la plaza de Gernika se decantan por la lechuga y la alubia

MAIKA SALGUERO GERNIKA-LUMO.

Los clientes habituales salvaron ayer la jornada en el mercado semanal de Gernika. La oferta es todavía escasa y en esa tesitura la verdura de invernadero es la que más demanda obtuvo. El público que acudió al recinto se decantó por la lechuga, a un euro las unidades de mayor tamaño. El manojo de acelgas se pagó a 1,50 y las espinacas a 6 euros el kilo. Las nueces, por su parte, se movieron entre los 5 y 8 euros el kilo, mientras que el ciento de choricero osciló entre los 18 y 20.

Asimismo, el queso de oveja se cotizó a 17 euros el kilo y el de vaca a 10. Dentro del apartado de las plantas de cultivo, el ciento de cebolla se vendió a 3,50 euros. La alubia guerniquesa, que al contrario que en jornada precedentes tuvo buena aceptación, se ofreció entre 13 y 15 euros el kilo, según el puesto, mientras que la negra llegó a los 12 euros y la blanca a los 11.

«Esperamos que esta semana se cumplas las previsiones meteorológicas para que podamos entrar a las huertas, ya que la tierra está tan húmeda que todavía no podemos sembrar», aseguró una aldeana de Ajangiz. Los últimos puerros de la temporada se pagaron a 3,50 la docena y la cebolleta a 1,50 el manojo. En el apartado de fruta, el kiwi fue el gran protagonista, a 2,50 el kilo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos