LA MEDIDA

El cierre de la actividad cinegética en Arronategi de Bermeo pone en pie de guerra a los cazadores de Urdaibai

Instan al Ayuntamiento de la villa a que revoque su decisión «porque la caza ha sido siempre compatible en ese área con la biodiversidad»

IRATXE ASTUI BERMEO.

Los aficionados a la caza y a la pesca, agrupados en la asociación Txindorra de Urdaibai, han mostrado su «enfado» y «malestar» ante el anuncio, por parte del Ayuntamiento de Bermeo, de restringir la actividad cinegética en el barrio Arronategi de la localidad, a partir de este año. Al parecer, el Consistorio costero ha decidió prohibir dicha práctica «de manera unilateral», criticaron desde este colectivo, en el bosque del entorno conocido como Tribis, que ocupa una extensión de 54,85 hectáreas.

«Ponen la excusa de que la caza perjudica la biodiversidad de la zona cuando no existe ningún planeamiento que le otorgue protección», denunciaron desde Txindorra Ehiza Elkartea de la comarca. Desde el colectivo argumentan que «llevamos años cazando en la zona y este bosque ha llegado a las condiciones medioambientales actuales, siendo la caza una actividad permitida».

Espacio.
El Ayuntamiento prohibirá la caza en el bosque de Trisbis de más de 54 hectareas de extensión.
Reivindicación.
Los cazadores piden al Consistorio que entienda la caza como una actividad compatible con la biodiversidad.
Consecuencias.
El colectivo alerta de la proliferación de corzos y jabalíes si se prohibe la caza en la zona.

Representantes de la agrupación han mantenido varias reuniones con responsables municipales a fin de obtener una explicación sobre las razones que han llevado a la Administración local tomar esa decisión. «Y lo único que hemos obtenido por respuesta es el desconocimiento que tienen en la materia», aseguraron. De hecho, el colectivo de cazadores apunta que el Ejecutivo bermeotarra «ignora totalmente el funcionamiento de la norma de la Caza Controlada de Urdaibai, que regula la actividad cinegética en la zona», apuntaron con sorpresa.

Txindorra ha explicado, también, en defensa de su ejercicio, que en la última temporada de caza, que se desarrolló entre los pasados meses de octubre a enero, «muchos cazadores de la zona han disfrutado de una forma regulada y reglada de la caza en Arronategi y, por ello, no se ha visto perjudicada la biodiversidad del bosque». En este sentido, la agrupación que cuenta con más de 800 asociados, destaca también que «no ha habido ningún problema ni queja por parte de colectivo alguno lo que demuestra que todas las actividades que se llevan a cabo en ese entorno son compatibles».

Consecuencias

Por todo ello, el colectivo de cazadores de Urdaibai ha llevado a cabo una campaña de recogida de firmar a fin de instar al Ayuntamiento de Bermeo a que revoque su decisión de prohibir la caza en el entorno de Tribis. «Queremos que nos escuchen y comprendan la caza como un ejercicio compatible con los valores medioambientales», recalcaron.

En su petición, Txindorra recuerda también a la Administración costera que «las pistas y los caminos se mantienen practicables precisamente gracias a nosotros y a los agricultores». Además, alertan que la nueva medida adoptada «tendrá efectos en las zonas rurales más cercanas a Arronategi, ya que la caza regula la población de corzos y jabalíes que tanto daño provocan a nuestros baserritarras».

Temas

Bermeo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos