Busturialdea y Lea Artibai cuentan con más de 1.500 beneficiarios de la RGI

En Busturialdea, Lanbide ha tramitado un millar de expedientes de la RGI. /  MAIKA SALGUERO
En Busturialdea, Lanbide ha tramitado un millar de expedientes de la RGI. / MAIKA SALGUERO

Bermeo lidera el ranking con más de medio millar de casos, mientras que en Gizaburuaga y Nabarniz no se han realizado solicitudes

MIRARI ARTIME ONDARROA.

La cifra de beneficiarios de la Renta de Garantía de Ingresos -RGI- supera las 1.500 personas en Busturialdea y Lea Artibai. En casi todas las localidades de la zona, salvo excepciones puntuales como Gizaburuaga o Nabarniz, residen perceptores de esta ayuda que oscila entre los 600 y 900 euros mensuales.

En Urdaibai, Bermeo encabeza la lista (508) del millar de expedientes que se tramitan a través de Lanbide, el servicio vasco de empleo. A continuación, se sitúa Gernika (378), seguido a más distancia por municipios de menor población como Bakio (72) y Busturia (43). Completan el ranking, otros núcleos urbanos más pequeños como Gautegiz Arteaga (12), Ea (12) y Sukarrieta (9).

El perfil de los beneficiarios corresponde principalmente a personas mayores de 65 años, sobre todo pensionistas que representan el 25% del total. Después, se sitúan los que tienen entre 40 y 44 años (12%) y los que cuentan entre 45 y 49 años (12%). En cuanto a la procedencia, la gran mayoría son de nacionalidad española (62%), mientras que el resto se reparte entre los vecinos procedentes principalmente del Magreb y de África Subsahariana.

Por sexos, el porcentaje más elevado corresponde a hombres con un nivel formativo que no supera de los cursos de enseñanza obligatoria. El retrato se repite en Lea Artibai donde sólo el pasado mes se han tramitado 513 expedientes. La mayoría ha correspondido a ciudadanos que residen en Ondarroa (198), seguido muy de cerca por los que habitan en Lekeitio (125) y a más distancia Markina (99).

Usos indebidos

En el lado contrario de la balanza, se sitúan enclaves menores como Bolibar, Mendexa, Amoroto y Aulesti donde no llegan a la media docena. En lo que va de año, según datos ofrecidos por el Gobierno vasco, Lanbide ha hecho 42.672 revisiones de expedientes en toda Euskadi, en las que ha encontrado 178 situaciones de fraude y 475 usos inadecuados, frente a los 1.922 usos indebidos del pasado año.

Estas utilizaciones incorrectas de la prestación, según el Ejecutivo autónomo, han tenido que ver con la administración irresponsable de los recursos y con la no aplicación de la RGI a la cobertura de necesidades básicas de todos los miembros de la unidad de convivencia. «En algunas ocasiones también se han detectado casos en los que los perceptores practicaban la mendicidad y en otros los beneficiarios carecían de gastos justificables en vivienda», señalaron.

De los 31 millones considerados por Lanbide como cobros indebidos de la renta de garantía de ingresos en 2016, una cantidad ligeramente superior a los 1,1 millones se debieron a actuaciones fraudulentas por parte de los beneficiarios, relacionadas con ocultación de datos de ingresos, de patrimonio o situación socioeconómica, familiar y laboral, entre otros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos