La biblioteca de Gernika triplicará el espacio en su nueva ubicación del Pasealeku

La biblioteca de Gernika se trasladará al ala sur de las antiguas escuelas del Pasealeku. / MAIKA SALGUERO

Una cinta mecánica facilitará el acceso al espacio que se ubicará en el ala sur de las antiguas escuelas

IRATXE ASTUI GERNIKA-LUMO.

La localidad de Gernika se encuentra cada vez más cerca de ver hecho realidad su sueño de trasladar la biblioteca, que ocupa 200 metros cuadrados en los bajos de la Casa de Cultura, al ala sur de las antiguas escuelas del Pasealeku, que cuenta con una superficie de 715 metros cuadrados. El Ayuntamiento de la villa foral, de hecho, tiene previsto sacar a concurso en el plazo de «unos cuatro o cinco meses» el proyecto para habilitar el futuro centro en el inmueble que hizo las veces del colegio de las chicas en el Pasealeku.

«Es una necesidad y una reivincación que viene de lejos por parte del pueblo y que queremos ponerla en marcha una vez que consigamos la desafección del edificio por parte del departamento de Educación del Gobierno vasco», anunció el alcalde de la villa foral José Mari Gorroño. El traslado de este servicio municipal al Pasealeku podría convertirse en realidad «si todo va sobre lo previsto, en el plazo de dos años», avanzó el primer edil gernikarra.

El proyecto de la nueva biblioteca, no obstante, estaría integrado dentro de un plan que tiene también el objetivo de resolver los problemas de movilidad que presenta el entorno del Pasealeku. «Para acceder el ala sur del edificio hay que subir muchas escaleras, por lo que hemos pensado que se podría recurrir a la instalación de una cinta mecánica para salvar esa barrera arquitectónica», apuntó José Mari Gorroño.

En ese caso, la instalación mecanizada arrancaría desde la base de la escalinata del Pasealeku y conectaría con la entrada principal de la biblioteca. Y se prolongaría, además, por el auditorio, próximo al edificio. «De esa manera, facilitaríamos la conexión entre el centro urbano con esa parte más alta de la localidad en la que se encuentran también la Casa de Juntas y el ambulatorio», matizó.

José Antonio Arana Martija

Con el fin de aprovechar al máximo el espacio en el que se ha previsto habilitar la nueva biblioteca, el Consistorio tiene previsto construir un edificio anexo al inmueble, «que albergaría las oficinas, baños y resto de servicios. La idea es reservar el mayor espacio posible para el nuevo equipamiento», explicó José Mari Gorroño.

En estos momentos, Gernika cuenta con una biblioteca que se encuentar ubicada en los bajos de la Kultur Etxea desde hace más de 25 años. Su «escaso» espacio imposibilita ofrecer un servicio óptimo a los usuarios, que superan ya los 5.000 socios. «Las instalaciones han quedado obsoletas», reconoció también en su momento el primer edil de la vilal foral.

El futuro centro cultural del Pasealeku será bautizado con el nombre del euskaltzale ya desaparecido José Antonio Arana Martija.

Fotos

Vídeos