Bermeo amplía la lista de exenciones al recargo del IBI para los pisos vacíos

El casco viejo de Bermeo cuenta con unas 700 viviendas desocupadas. / MAIKA SALGUERO
El casco viejo de Bermeo cuenta con unas 700 viviendas desocupadas. / MAIKA SALGUERO

El Consistorio costero rebaja además del 50 al 25% el gravamen que se aplicará a aquellas casas que se utilizan como segunda residencia por parte de los propietarios

IRATXE ASTUI BERMEO.

El Ayuntamiento de Bermeo ha llevado a cabo otra revisión del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y ha establecido nuevas excepciones al recargo del 50% del tributo a las viviendas que se encuentran desocupadas -alrededor de 2.000 según el último estudio- en la villa marinera. La medida contribuirá a contrarrestar en parte el nuevo gravamen que se aplica desde este año a los pisos vacíos, «siempre y cuando se demuestre el uso que el propietario le da al inmueble ya que en este sentido hemos constatado algunas singularidades», señaló la concejal de Urbanismo y Economía del Consistorio costero, Irune Ormaetxea.

Hasta el momento, el Ejecutivo local había acordado eximir del incremento del 50% a los inmuebles vinculados a actividades de pensión o alojamiento, así como a las viviendas que están cedidas a programas de arrendamiento como Bizigune o propiedades de personas que han ingresado en una residencia de ancianos. Tampoco están sujetos al gravamen los inmuebles asignados en propiedad en herencia, «siempre que no hayan transcurrido más de tres años desde el fallecimiento de su anterior dueño» y casas que hayan cambiado de manos el ejercicio anterior del devengo del impuesto.

Salir al mercado

A partir de ahora, no obstante, la exención del recargo del IBI afectará también a los vecinos que, por su situación de dependencia, se hayan visto obligados a dejar vacía su casa para vivir con un familiar o, por contra, su cuidador haya tenido que trasladarse a la suya para asistirle.«Además, se tendrán en cuenta los casos en los que los pisos quedan desocupados buena parte del año si su dueño acredita que es por motivos de trabajo o porque estudia fuera», especifican fuentes municipales.

El gravamen del IBI, por otra parte, se reducirá como excepción a la mitad -25 %- en situaciones en las que los dueños del inmueble, sin estar empadronados en la localidad, demuestren que hacen uso del mismo como segunda vivienda. «Para ello deberán presentar facturas de gastos corrientes como la luz y el agua», advierten.

La subida experimentada de manera general en el impuesto del IBI tiene como objetivo movilizar las viviendas deshabitadas para que salgan al mercado de alquiler y facilitar así la emancipación de los jóvenes, sobre todo en el casco viejo de la localidad donde se ha constatado que existen unos 700 pisos vacíos.

Temas

Bermeo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos