Los bancos de anchoa pequeña alcanzan cotas históricas con 725.000 toneladas

Descarga de anchoa en el puerto de Bermeo durante la última costera. /  MAIKA SALGUERO
Descarga de anchoa en el puerto de Bermeo durante la última costera. / MAIKA SALGUERO

La flota se congratula de este «favorable» escenario y confía en que la UE fije el total admisible de capturas por encima de las 33.000 toneladas

MIRARI ARTIME ONDARROA.

Los bancos de anchoa en el Golfo de Bizkaia atraviesan su mejor momento histórico. La campaña científica Juvena, desarrollada durante el pasado mes de septiembre, ha determinado que la biomasa de ejemplares juveniles de una de las principales especies para la flota de bajura vasca alcanza las 725.000 toneladas, «la más elevada de la serie temporal que se inició en 2003 y superando ligeramente los niveles existente en 2014», apuntan los responsables del estudio.

Los resultados ofrecidos ayer por el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno vasco y el centro de investigación Azti-Tecnalia también revelan que el tamaño de las piezas localizadas fuera de la plataforma continental ronda los 6,5 centímetros de largo. Además, las datos recopilados a bordo de los buques oceanográficos 'Emma Bardán' y 'Ramón Margalef' pronostican un reclutamiento alto de ejemplares para el próximo año en el que la pesquería estará por encima del mínimo de precaución.

Por lo tanto, arrantzales y científicos confían en que el total admisible de capturas permitido por la UE se sitúe cerca o ligeramente por encima de las 33.000 toneladas del presente ejercicio. «Se trata de un escenario favorable de cara a la próxima costera del bocarte ya que se confirma el buen estado del recurso tras su recuperación después del colapso que motivó su cierre a principios de siglo», reconoció el viceconsejero de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria, Bittor Oroz.

3.500 empleos

La importancia de la campaña radica en que «sólo a través de una gestión sostenible es posible garantizar la supervivencia de la especie y el futuro de la actividad económica que genera esta pesquería», añadió. Tanto el sector pesquero como la industria conservera y alimentaria emplea en Euskadi a más de 3.500 personas y tiene una enorme incidencia en la economía de poblaciones altamente dependientes de esta actividad, como Ondarroa, Bermeo y Lekeitio.

Los datos de la campaña Juvena se sumarán a los del estudio Bioman -que estima la población reproductora-, para una evaluación final que determinará el cálculo del stock de anchoa y el total del cupo que la Unión Europea permitirá capturar la próxima campaña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos