Las bajas temperaturas restan afluencia al mercado de los lunes de Gernika

I.ASTUI GERNIKA-LUMO.

La lluvia y las bajas temperaturas retrayeron ayer a muchos de los clientes habituales que acuden al mercado de los lunes de Gernika «Con estos días algunos vendedores tampoco vienen porque prefieren dedicar la jornada a los quehaceres del caserío y no pasar frío», señaló un productor de Busturialdea. La oferta de género, por otra parte, tampoco experimento grandes novedades respecto a las anteriores sesiones de mercado. Uno de los productos que más salida obtuvo fueron los puerros, que mantuvieron su precio entre los 3 y 3,50 euros la docena.

La alubia, la legumbre estrella de la temporada, se pesó a 14 euros la de la variedad tolosana, mientras que por el kilo de la negra pedían 13 euros y por la misma cantidad de la de la blanca entre 11 y 12 euros. El tomate se cotizó entre 2 y 4 euros el kilo, dependiendo de su tamaño y punto de maduración, mientras que la unidad de la lechuga rondó los 70 céntimos.

La coliflor se pagó a 1,50 euros y la berza a un euro. Media docena de ajos costaban tres euros y el kilo de patata se mantuvo a un euro. A idéntico precio se pagó la unidad de escarola y también el manojo de espinacas. El precio de los pimientos choriceros, por otra parte, varió entre los 18 y 20 euros el ciento.

Dentro del apartado de los frutos secos, las nueces se pagaron a 7 euros el kilo en la mayoría de puestos, mientras que las avellanas se pesaron entre 5 y 6 euros.

Algunos aficionados a la huerta optaron por acercarse a los puestos de venta de plantas de cultivo, en los que hicieron acopio de guisantes a 8 euros el kilo. También adquirieron al mismo precio el kilo de plantas de habas, mientras que la de ajos costaba 5 euros. El ciento de cebollas se ofertó a tres euros y por 25 plantas de lechuga se pedían 1,50 euros en la mayoría de los mostradores que disponían de estos productos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos