«La alubia de Gernika puede desaparecer»

Urrutia, que cuenta  con puesto de venta en el Arenal de Bilbao todos los sábados muestra la cosecha de este año. /  MAIKA SALGUERO
Urrutia, que cuenta con puesto de venta en el Arenal de Bilbao todos los sábados muestra la cosecha de este año. / MAIKA SALGUERO

Busturialdea cuenta únicamente con dos productores de la variedad local, de la que apenas se han producido 3.000 kilos en Urdaibai

IRATXE ASTUI GERNIKA.

Su cultivo se extiende desde mediados de mayo hasta bien entrado el mes de octubre y, aunque existen infinidad de variedades de esta legumbre sólo una de ellas, «la de los colores del Athletic» es la auténtica 'Alubia de Gernika'. El ajangiztarra Félix Urrutia es uno de los pocos baserritarras de Bizkaia que se dedica a la plantación de esta especie, a la que ha estado dedicada la feria especial de noviembre en la villa foral.

- La de Gernika es una de las alubias más preciadas del País vasco. Sin embargo hace unos años perdió el certificado de denominación de origen.

- Sí, pero por razones puramente políticas y administrativas, no porque perdiera su calidad. Para que recuperara la certificación de 'Euskal Babarrunak', nos exigían que al menos hubiera diez agricultores dedicados a ella con una producción, como mínimo, de 10.000 kilos. Hoy en día eso es impensable. De seguir así, corre el riesgo de desaparecer.

- ¿En qué niveles se encuentra ahora mismo la producción?

- Ha descendido muchísimo porque no hay relevo generacional. De la alubia se saca poco beneficio para todo el trabajo que representa, así que es normal que nadie se anime a cultivarla. En Urdaibai, apenas nos dedicamos dos personas a esta variedad: Jaqueline Chertudi, en Kortezubi, y yo. Entre ambos habremos producido alrededor de 3.000 kilos este año.

- ¿Es una mala cosecha?

- No, para nada; al contrario, ha resultado buena en cuanto a cantidad. La flor cuajó bien, pero una cuarta parte se estropeó porque la vaina se humedeció con las lluvias de septiembre. Los granos que se decoloraron por el agua hay que descartarlos para la venta, aunque no estén malos. De hecho, hace unos años esa alubia también salía al mercado algo más barata, pero hoy en día nadie la quiere.

- ¿Se han portado las ventas en la feria del Último Lunes?

-Ni color con lo que vendíamos antes. El Último Lunes hace tiempo que se ha convertido más en un día de fiesta para disfrutar con los amigos con el talo, el pincho y el txakoli que para hacer compras. Y no hay que echarle la culpa al tiempo.

- El precio de la alubia de Gernika lleva años congelado.

- Un técnico de la cooperativa Lorra, a la que estamos adscritos los productores de la alubia de Gernika de Bizkaia, echó cuentas del coste que suponía su producción y entre la mano de obra, las horas de labranza, el uso del tractor... calculó que el kilo de esta alubia debería costar 18 euros. Nosotras seguimos poniéndola a la venta a 13 euros a granel y a 14 la que comercializamos en el saquito. Y así y todo hay gente a la que le parece cara.

- Antes se consumía también más en las casas.

- Al menos una vez a la semana y no hace falta que lleve 'sacramentos' si no se quiere. Es un plato único y completo, acompañado de verdura si se prefiere, porque con un kilo nos da para alimentar a seis personas. Pero ahora las cuadrillas y hasta algunas familias quedan en los restaurantes para degustarlas.

-¿Sabemos distinguir la alubia de Gernika, o nos dan gato por liebre?

- Nuestra variedad es pinta, rojiblanca, como el Athletic. Comentan que a algunas ferias van vendedores que ni tan siquiera tienen huerta, pero yo creo que el consumidor en general debe fiarse. Eso sí, hay que asegurarse de su procedencia, siempre. Comprar en Gernika no te asegura que sea la auténtica. Esta semilla también puede germinar en Karranza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos