El Correo

Gernika prosigue su batalla contra la contaminación lumínica

  • El Ayuntamineto invierte 23.000 euros para alumbrar de manera eficiente el centro urbano de la villa foral

El Ayuntamiento de Gernika ha concluido en los últimos días una nueva fase de su plan de ahorro energético, que inició hace más de un lustro con la renovación de parte del alumbrado público en las diferentes calles y plazas de la villa foral. En esta ocasión, la actuación, que ha contado con un presupuesto de más de 23.000 euros, ha afectado a una decena de vías del centro urbano de la localidad como Andra Mari, Ocho de Enero, San Roke, Domingo Bernaola, Barrenkale Barrena, Fernardo Abaunza, Pedro Aboitiz, San Juan, Artekale y Don Tello.

«Hemos dado un nuevo paso en nuestro objetivo de mejorar el rendimiento del alumbrado público sin renunciar a los altos estándares de calidad alcanzados en los último años en la iluminación», aseguraron fuentes municipales. El Consistorio ha sustituido en esta ocasión un total de 125 luminarias por bloques ópticos tipo led «mucho más eficientes», señalaron desde la Administración local.

Además de lograr «ser más amables con el medioambiente», la renovación de los puntos de luz tiene también como objetivo la obtención de una serie de ventajas en cuanto al ahorro en la factura de la luz. «Con esta medida, el Ayuntamiento muestra su concienciación en la lucha contra el cambio climático, además de perseguir ahorrar potencia y consumo de luz, con las repercusiones medioambientales que ello conlleva», matizaron desde el Ejecutivo gernikarra.

Ahorro energético

Los nuevos puntos de luz instalados en las principales calles de la villa foral, de hecho, aportan un rendimiento lumínico «muy superior al que ofrecían las lámparas anteriores», explican las mismas fuentes.

«Ahora el flujo de luz no se emite hacia arriba, lo que evita la contaminación lumínica. la iluminación de las calles es más uniforme y las nuevas lámparas emiten además una luz más cálida que es mejor percibida por el ojo humano», añadieron.

La estrategia de ahorro energético en Gernika comenzó en el año 2010 con la primera actuación en este sentido, que consistió en la sustitución de las farolas tipo ‘globo’ que iluminaban algunos de los barrios periféricos de la villa foral, por otro modelo más respetuoso con el medioambiente y encaminado a mejorar la visibilidad y ahorrar energía.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate