El Correo

Los grupos que trabajan para evitar la exclusión social reciben 44.500 euros

Voluntarios de la Caixa acompañan a los internos de la residencia de Lekeitio.
Voluntarios de la Caixa acompañan a los internos de la residencia de Lekeitio. / E. C.
  • La red de voluntariado de la Caixa colaboró con distintos proyectos de Busturialdea y Lea Artibai

La Obra Social La Caixa, a través de su red de voluntariado, repartió el pasado año 44.500 euros para proyectos y agrupaciones de Busturialdea y Lea Artibai que trabajan en la mejora de la autonomía de las personas con discapacidad, en la atención a la dependencia y lucha contra la pobreza y la exclusión social. En Gernika la entidad bancaria colaboró con la Mancomunidad de Servicios Sociales de Busturialdea para ayudar a personas mayores a paliar su soledad. «A través de las tecnologías de la información, con la herramienta informática adecuada y la figura del voluntariado hemos acompañado a los ancianos con el fin de evitar su aislamiento», aseguraron. En la villa foral, empleados de La Caixa también han cooperado con el banco de alimentos de la localidad y la Cruz Roja.

Otra de las iniciativas que ha recibido el apoyo de la entidad bancaria ha sido el proyecto ‘KIVA antibuling’ de Bermeo, un revolucionario método para prevenir y combatir el acoso escolar y el ciberbullying en las aulas que llega desde Finlandia avalado por los buenos resultados. El objetivo de este sistema es que los alumnos ni apoyen al acosador ni silencien el acoso, sino que defiendan a la víctima y comuniquen los casos de hostigamiento a los profesores.»En total son 42 ikastolas las que se van a adherir a dicho proyecto y se va a aplicar en el ciclo de Primaria, de primero hasta sexto curso. El problema es grave y requiere de una actuación urgente», admitieron.

En la villa marinera la institución ha ayudado, a través de la asociación de padres, a familias con escasos recursos e hijos con problemas y en situaciones especiales. «Son casos de hogares donde ningún miembro trabaja y sus hijos poseen problemas psicológicos que requieren de ayuda especial como logopedas o psicólogos externos al centro escolar», indicaron. También ha colaborado con la asociación Nere Izarra Rett Elkartea para atender a los dos casos de niñas bermeanas con síndrome de Rett.

Deportes sin barreras

La Caixa participó también en una decena de acciones solidarias impulsadas en Bakio, como la jornada de deporte sin barreras dirigida a niños discapacitados y chavales con síndrome de down, que aprendieron a manejarse con la tabla de surf, la ayudó a la inserción laboral de jóvenes entre 18 y 36 años, el patrocinio de una carrera solidaria con actividades lúdicas para menores y la ayuda a Aimar, un niño afectado por parálisis cerebral.

En Markina, una treintena de discapacitados intelectuales de la agrupación Izarbidean fueron respaldados económicamente por la Caixa para desarrollar actividades como talleres de cocina, arteterapia y equinoterapia y diferentes salidas durante el año.

En Lekeitio, ha colaborado con el club de fútbol de la localidad para afrontar la cuota anual de las familias sin recursos y los voluntarios acompañaron a los ancianos de la residencia de la villa. Danonartin de Ondarroa fue otro de los colectivos subvencionados para adquirir alimentos para 84 familias en las que 39 miembros son menores de edad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate