El Correo

Markina pone a cubierto una parte del patio de la escuela y amplía la oferta de juegos

El Ayuntamiento de Markina ha decidido mejorar varios equipamientos municipales dirigidos a los más jóvene. Una de las primeras actuaciones ejecutadas ha consistido en instalar una nueva cubierta en el patio de la escuela Bekobenta. Las obras se han ejecutado durante las vacaciones de Navidad para minimizar las molestias. «Se han solicitado varios presupuestos a distintas empresas y al final se optó por adjudicarla a la firma Saizar por un importe de 21.500 euros», detallaron desde el Consistorio.

La estructura tiene unas dimensiones de 15 por 12 metros y es de metal, aunque el tejado está construido con paneles de danpalon, un material que garantiza la transmisión de la luz. «Las mejoras se han completado con trabajos de pintura que han costado otros 642 euros», añadieron las mismas fuentes.

Otra de las actuaciones ha consistido en mejorar la oferta de juegos infantiles en la localidad con la instalación de una tirolina en las campas de la plaza Beheko Monjak. «También se reclamaron bastantes ofertas para conocer las distintas opciones que hay en el mercado», detallaron desde el Ayuntamiento.

Tras analizar las alternativas, se encargó la obra a Swelek por un importe ligeramente superior a los 7.600 euros. «Para garantizar la seguridad, se han realizado trabajos de excavación y se ha empleado hormigón para incrementar su fijación». El plan de mejora se completará con la instalación en breve de una pista de skate en las inmediaciones del campo de fútbol de Barroeta.

El Ayuntamiento de Lekeitio ha decidido desvincularse de momento de los planes de la Mancomunidad de Lea Artibai de instalar el quinto contenedor a partir del próximo mes de mayo. «Por ahora, estamos a la espera de que se defina el proyecto piloto para implantar en la comarca la recogida de toda la fracción orgánica, es decir, vegetal y animal», detalló el alcalde de la villa turística, Koldo Goitia. «Los resultados marcarán nuestra decisión definitiva», añadió. «Si resultan positivos, la idea es proceder a la colocación del depósito marrón después del verano o bien a principios del año que viene, pero todo dependerá de cómo se desarrolle el proyecto piloto», matizó el primer edil.

Las localidades de Etxebarria e Ispaster, por sus características urbanas y modelo de municipio rural continuarán con el compostaje. El resto, en Ondarroa, Markina, Berriatua y Bolibar, reiteraron su conformidad con la puesta en marcha del nuevo modelo en la última junta. El sistema es similar al que se ha implantado en numerosos puntos de Gipuzkoa y tiene como principal objetivo aumentar las tasas de reciclaje para acercase así al objetivo marcado por la Unión Europea para 2020.

En Bizkaia, Garbiker, la sociedad de la Diputación encargada de la gestión de las plantas de tratamiento de restos urbanos, no admite desechos cocinados ni de origen animal, tan sólo residuos domésticos o de origen vegetal no cocinados. «En Lea Artibai existe ya una importante dinámica de reciclar todos los biorresiduos y una clara muestra es que cerca de 1.300 familias están implicadas en el compostaje, es decir, hay una cultura, un trabajo ya consolidado que no debemos cambiar, sino todo lo contrario, rentabilizar al máximo para mejorar los resultados», manifestaron desde la Mancomunidad.

La mayoría de las localidades –Aulesti, Munitibar, Amoroto y Gizaburuaga–, también respalda el modelo en el que los vecinos depositan en bolsas biodegradables los residuos orgánicos en un contenedor marrón que se abre con una tarjeta personalizada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate