El Correo

Tres ertzainas heridos al auxiliar a unos sanitarios agredidos en Gernika

vídeo

La ambulancia que acudió a atender al joven agresor y las patrullas de la Ertzaintza.

  • Uno de los agentes padece fractura de brazo y los otros dos contusiones al ser atacados el domingo por una familia que había pedido una ambulancia

Tres ertzainas resultaron heridos el pasado domingo al intervenir en una refriega para intentar salvar a unos sanitarios que estaban siendo agredidos en Gernika. El suceso se produjo en la calle Carlos Gangoiti de la localidad vizcaína sobre las ocho de la tarde. A esa hora, se recibió un aviso de que un joven de unos 20 años, de origen rumano, sufría una insuficiencia respiratoria y se encontraba afectado por la ingesta de alcohol u otras sustancias en un domicilio, por lo que precisaba de una ambulancia urgente. Una unidad de la Cruz Roja de Gernika acudió al lugar en cuestión de minutos. Según ha podido saber este periódico en fuentes cercanas al caso, cuando una de las sanitarias se disponía a entrar en la vivienda desde la que se había solicitado la ambulancia, fue atacada por el individuo al que tenía que atender. Su compañero salió en su defensa y la tercera miembro del equipo médico activó un botón de emergencia en su emisora, conocido como ‘botón del pánico’, que movilizó de inmediato a la patrulla de la Ertzaintza que se encontraba más cerca.

Los facultativos aguardaron fuera de la vivienda, un primer piso, la llegada de la Policía. Justo cuando los uniformados aparecieron en la escena, el supuesto paciente se abalanzó de nuevo sobre los sanitarios, pero esta vez uno de los ertzainas «se puso en medio, por lo que cayeron los dos al suelo», indicaron testigos del incidente.

Varias mujeres que se encontraban también en el domicilio recibieron a los policías a golpes, les dieron patadas y les arrojaron agua hirviendo que tenían en un recipiente, aunque no llegaron a alcanzarles. Según los testigos, las mujeres se rasgaron las ropas para simular que habían sido agredidas.

A causa de la violenta trifulca, tres policías autonómicos, que pidieron refuerzos de manera urgente, resultaron lesionados, uno de ellos con fractura de cúbito en uno de los brazos, y los otros dos con contusiones en la espalda, el cuello y la rodilla. Los propios sanitarios que acudieron a atender al joven con problemas respiratorios terminaron auxiliando a los policías que fueron a rescatarles. La ambulancia evacuó a dos de los ertzainas al hospital de Gernika. También se movilizó una UVImóvil. El agente con el brazo roto fue trasladado a una mutua. Estaba previsto que ayer por la mañana fuera intervenido de la fractura. Los tres agentes se encuentran de baja laboral.

«Salimos asustados»

Los sanitarios que sufrieron el ataque lo califican de «incomprensible» y «sorprendente». «Salimos bastante asustados de la casa», confesaron. No es la primer vez que una ambulancia era reclamada para atender a uno de los inquilinos de esta vivienda, ya que una persona mayor también sufre problemas respiratorios, pero nunca habían tenido semejante recibimiento.

La reyerta se saldó con dos mujeres y un hombre, con numerosos antecedentes policiales, imputados por lesiones y atentados contra la autoridad, que han quedado en libertad. Según las mismas fuentes, una de las mujeres imputadas ha denunciado a su vez a los ertzainas por agresión.

El sindicato Erne considera que este episodio es un nuevo ejemplo de que, «mientras un ertzaina se encuentra ingresado por una agresión, el Departamento de Seguridad, los jueces, la Fiscalía y los políticos se excusan en las leyes en lugar de personarse exigiendo que este individuo, con un montón de antecedentes, ingrese en prisión». «Las consecuencias del sistema las sufrimos los policías, y eso tiene que cambiar. Los jueces y fiscales deberían mostrar más empatía».