Desaparece la alerta por contaminación fecal en las playas vizcaínas

La bandera verde luce ya en Plentzia y Gorliz. /PEDRO URRESTI
La bandera verde luce ya en Plentzia y Gorliz. / PEDRO URRESTI

Las banderas rojas que hay hoy en el litoral responden al mal estado de la mar, no a la presencia de escherichia coli y enterococo

Jesús J. Hernández
JESÚS J. HERNÁNDEZ

Las playas vizcaínas han pasado hoy los controles sanitarios y se ha dado por finalizada la alerta por contaminación fecal que ayer mismo afectaba a siete arenales, que lucían bandera roja por la presencia de escherichia coli y enterococos :Las Arenas, Ereaga, Armintza, Plentzia, Gorliz, Bakio y Laida. Esas eran las siete playas vizcaínas donde el Departamento de Salud no recomendaba el baño por la elevada presencia de estas bacterias. Esta mañana, sin embargo, únicamente en la zona de las rías de Laida y Mendexa la calidad del agua era considerada «insuficiente». Así, las banderas rojas presentes hoy en once playas del litoral vizcaíno responden exclusivamente al estado de la mar, no a problemas sanitarios.

Los análisis son semanales, pero cuando se detectan valores excesivos de «contaminación microbiológica» el Gobierno vasco los repite a diario. Los realizados ayer elevaron de cinco a siete el número de calas afectadas. Sólo Arrigunaga ha logrado salir de esta lista negra. Nadie se atrevía ayer a hacer pronósticos sobre una crisis que se atribuye a las tormentas y al desbordamiento de las aguas fecales de las redes de saneamiento.

El lunes, un grupo de 50 escolares de Barakaldo que celebraba la excursión de fin de curso practicaron deportes acuáticos, como surf y kayak, en Plentzia. Cabobillano, la empresa de deportes de aventura que contrató el colegio de El Regato, mantuvo la actividad después de comunicarles «los socorristas» que la contaminación había bajado y que esperaban colocar la bandera amarilla. «Estamos muy enfadados», censuró en EL CORREO una madre. «No entendemos cómo los monitores y los docentes mandan a los críos al agua, habiendo bandera roja». El director del colegio, Víctor Manuel García, recalcó que nadie les informó «ni desde estamentos públicos ni desde la firma contratada».

El Consorcio de Aguas niega que contaminación fecal se deba a su depuradora

El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia ha negado hoy que la contaminación fecal de las aguas de varias playas de Bizkaia proceda de los vertidos de su depuradora de Galindo (Sestao) y los ha atribuido a las redes de alcantarillado que rebosaron con lluvias torrenciales.

En un comunicado, el Consorcio de Aguas ha asegurado que la depuradora de Galindo trató las aguas de las últimas lluvias «con normalidad» y que el agua vertida tenía la «calidad habitual».

Para esta entidad, la contaminación fecal en el estuario del Nervión «puede tener su origen en más de 200 puntos diferentes potencialmente causantes del vertido de aguas fecales. Esos puntos se distribuyen por todos los municipios ubicados en la cuenca del Nervión e Ibaizabal, desde su nacimiento. En el total de Bizkaia hay más de 400 puntos similares».

«Puede afirmarse -ha añadido- que el problema de la elevada contaminación de las aguas de baño no está causada por los caudales que salen de las depuradoras, sino por aquellas aguas que no han llegado a dichas depuradoras y por lo tanto, no han podido ser convenientemente tratadas».

Los partidos de la oposición en Bizkaia, EH Bildu, PP y Podemos, han pedido explicaciones al Gobierno Vasco y la Diputación por este caso de contaminación de las aguas de baño y han criticado la poca información facilitada.

La alerta ante el posible riesgo para la salud de los bañistas ha caído como una losa en los negocios locales. Según Jabier Fuertes Udaondo, gerente de Troka Abentura, «desde el día 5 hemos suspendido en Gorliz todas nuestras actividades de surf y body board». Han sufrido anulaciones por valor de «3.000 euros».

La anterior voz de alarma saltó en septiembre del año pasado en Mundaka, Laida, Gorliz y Plentzia. Contaban entonces en la Agencia Vasca del Agua que es natural «cierta turbidez» en los ríos y en las desembocaduras cuando llueve con fuerza. Un extra de desechos que desaparece al mezclarse con el mar. Pero admitían que era «inusual» que el Departamento de Salud Ambiental del Gobierno vasco activase el pasado verano seis alertas en diez playas vizcaínas por una excesiva presencia de bacterias fecales. Como referencia: el triple que en 2015. Los expertos no dudan de que la causa está en las redes municipales de saneamiento donde «se mezclan en la misma tubería fecales y pluviales». Cuando llega la tormenta, los conductos se saturan «y el agua sale por donde puede, llegando a la costa sin depurar». URA admitía cierta «generalización» de este problema por la costa vizcaína.

¿Quién controla?

Ante una crisis de este tipo, los actores principales tienden a parcelar las responsabilidades. Sucedió cuando apareció leptospira en la ría: URA, el Ayuntamiento, el área foral de Medio Natural, la Consejería de Medio Ambiente y Costas se lanzaron la pelota entre sí.

La Diputación, que hace un balance anual del estado de las playas, realiza encuestas de satisfacción a pie de cala y dirige a los socorristas que cuelgan la bandera correspondiente, se mostró ayer ajena al problema. «Los análisis son competencia de Salud», según una portavoz de Sostenibilidad. La institución foral no conserva registros que permitan saber si una alerta de diez días, como la de Gorliz, ha sucedido antes en el territorio histórico. Los técnicos forales se centran en la limpieza de la arena. Hoy mismo, el PP presentará una batería de propuestas para aclarar la situación y buscar responsabilidades.

Por otro lado, la huelga de limpieza de las playas de Getxo, prevista para el inicio de la temporada ha quedado desconvocada, tras lograr este pasado jueves la plantilla un acuerdo que «pone fin a la precariedad de una plantilla en condiciones de explotación por el propio Ayuntamiento«, según ha informado ELA. En un comunicado, el sindicato ha destacado que el acuerdo conlleva el »establecimiento del primer convenio de empresa«, cuando, hasta ahora, los trabajadores »no tenían siquiera convenio provincial de referencia«.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos