El Constitucional anula la condena de 30 meses de cárcel a 5 socios de un club cannábico de Bilbao

El Constitucional anula la condena de 30 meses de cárcel a 5 socios de un club cannábico de Bilbao
REUTERS

El alto tribunal ordena repetir el juicio, en el que fueron acusados de narcotráfico, porque se violó «su derecho fundamental a una proceso con garantías»

Josu García
JOSU GARCÍA

El Tribunal Constitucional ha dado amparo a cinco dirigentes del club de cannabis Asociación de Estudios y Usuarios del Cáñamo Ebers de Bilbao que habían sido condenados hace tres años por un delito de tráfico de drogas. En septiembre de 2015, el Supremo impuso al presidente, la tesorera, el secretario y dos socios de esta entidad el cumplimiento de penas que, en total, sumaban 30 meses de cárcel. La máxima instancia del poder judicial anula ahora la sentencia, al entender que se violó «su derecho fundamental a tener un juicio con todas las garantías y a la defensa». Los magistrados ordenan repetir el proceso.

El caso del club Ebers ha sido seguido muy de cerca por asociaciones cannábicas de toda España. De hecho, fue la primera resolución de este tipo que dictó el Tribunal Supremo. Su fallo, en el que hubo al menos cuatro votos particulares contrarios a la condena -entre ellos, el del exfiscal general del Estado Cándido Conde- Pumpido-, fue acogido con decepción por este tipo de colectivos. Pocas semanas después, el mismo órgano castigó con penas de entre seis meses y un año y ocho meses de prisión a los dirigentes de otro club bilbaíno, el Pannagh. Los juristas entendieron que el cultivo y asignación de marihuana por parte de este tipo de grupos «desborda» la filosofía del autoconsumo, siendo su conducta tipificable dentro de los delitos contra la salud pública.

Ahora, el Constitucional ha evitado entrar al fondo del asunto. Se ha limitado a constatar que el proceso no fue justo y ordena retrotraer las actuaciones, tras aceptar el recurso de amparo presentado por los afectados, que han estado representados por el despacho de abogados madrileño Soriano & Fernández, especializado, entre otros ámbitos, en las implicaciones legales del cannabis.

Redada en 2011

Los hechos que han dado paso a este largo proceso judicial se iniciaron en noviembre de 2011, cuando la Policía Municipal de Bilbao desarrolló una redada tras haber llevado a cabo una investigación sobre el club Ebers. Los agentes se incautaron de 4,7 kilos de sustancia estupefaciente -en su momento habló de 6- que presuntamente había sido cultivada por la entidad para distribuirla entre sus socios, que se constituyeron en asociación para escapar del mercado negro. Entre sus 290 integrantes había enfermos que utilizan el cannabis con fines terapéuticos.

Las cifras

290
socios llegó a tener el club Ebers, entre los que había personas gravemente enfermas.
4,7
kilos de sustancia estupefaciente halló la Policía Municipal de Bilbao en la sede de la entidad.

La Audiencia de Bizkaia absolvió a los cinco acusados, para los que la Fiscalía llegó a solicitar, durante el proceso, penas de cinco años de privación de libertad. El caso llegó después al Supremo, en medio de una gran expectación. Ahora, el Constitucional entiende que los magistrados del alto tribunal reinterpretaron las pruebas y no aceptaron la tesis de la defensa de que actuaron de esta forma porque desconocían que estaban incumpliendo la ley -lo que se conoce como error de prohibición-, algo que no se podía haber dirimido «sin dar la posibilidad a los recurrentes de ser oídos personalmente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos