Comienzan en abril las obras para convertir una nave de Bilbao en un hotel de 35 apartamentos

El inmueble se encuentra en la calle Huertas de la Villa./B. A.
El inmueble se encuentra en la calle Huertas de la Villa. / B. A.

La cadena Abba invertirá 4 millones en su compra y reforma para estrenarlo en 2019, mientras planea abrir otro establecimiento más en el centro

EVA MOLANO

El auge del turismo en Bizkaia, sumado al tirón de los eventos multitudinarios que han escogido Bilbao y Barakaldo como escenario, están atrayendo proyectos a la villa. La cadena Abba abrirá en 2019 un complejo de apartahoteles en la capital vizcaína, una fórmula de alojamiento que aúna las comodidades que ofrece un hotel -como la recepción- con las ventajas de los apartamentos, entre ellas la posibilidad de utilizar la cocina o la de compartir el alojamiento con amigos y familiares.

La cadena hotelera, con sede social en Pamplona, se fijó en un viejo pabellón industrial en el número 15 de la calle Huertas de la Villa, junto al Campo Volantín. En su adquisición y reconversión invertirá 4 millones de euros. Según explicó ayer el directivo bilbaíno Esteban Garmendia, exdirector de Turismo del Gobierno vasco, la empresa piensa apostar fuerte por Bilbao, «la tercera ciudad de España en influencia, a la altura de Sevilla», y abrirá otro hotel en el centro de la ciudad, para el que se barajan varios emplazamientos.

En 2014, la compañía dejó de gestionar el actual Illunion, que explotaba en régimen de alquiler, al no poder llegar a un acuerdo sobre el precio del mismo. Ahora, una vez recuperado el pulso inversor, Abba pretende poner en marcha este hotel de 35 apartamentos cuanto antes. Las labores arrancarán «en abril» y se prolongarán todo el año. «Nunca nos demoramos más de dieciocho meses en la rehabilitación de los hoteles que abrimos», explicó el consejero.

Planta baja y siete alturas

Abba pretende habilitar un inmueble de planta baja y siete alturas. Habrá cinco apartamentos por piso. Contarán con cocina, baño, una habitación y un salón convertible. El próximo pleno del Ayuntamiento aprobará un estudio de detalle para corregir el perfil de la edificación, que ganará altura para igualarse a los edificios colindantes, una cuestión que, sumada a su cambio de uso, causó algo de recelo en grupos como UdalBerri y Goazen Bilbao.

El concejal Delegado de Planificación Urbana, Asier Abaunza, explicó que el PGOU actualmente en vigor, que se remonta a 1995, permite que edificaciones industriales puedan pasar de disfrutar de un uso terciario a uno residencial o equipamental si no se modifica el uso global del ámbito urbanístico en el que están situadas, como ocurre en esta zona.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos