Comienza la excavación de Termibús: un camión cada dos minutos por Garellano

Vista de las obras en Termibus./BORJA AGUDO
Vista de las obras en Termibus. / BORJA AGUDO

Las obras se prolongarán durante 18 meses y condicionarán la vida en una zona de Bilbao densamente urbanizada

José Mari Reviriego
JOSÉ MARI REVIRIEGO

Comienza «el baile» en la ‘zona cero’ de Garellano. La concejalía de Obras y Servicios de Bilbao da hoy por iniciada la fase de excavación de la nueva Termibus, que contará con cuatro plantas subterráneas. Los trabajos para sacar 290.000 metros cúbicos de tierras, un volumen colosal que permitiría llenar tres veces el campo de San Mamés, constituyen todo un reto para la circulación de vehículos y peatones en una zona densamente urbanizada.

En sus cercanías funciona de manera provisional la estación de autobuses, con el complejo residencial de Garellano como vecino. La excavación coincide con la edificación de la cuarta torre de cien metros de altura de esta manzana de viviendas.

La construcción de la Termibus, que llegará hasta los 20 metros de profundidad, obligará al Ayuntamiento a cerrar desde primera hora de la mañana algunas aceras y carriles. Si hay suficiente tierra excavada, empezará hoy mismo también el trasiego de camiones para trasladarla a vertederos autorizados. Hasta 30 vehículos de carga podrían operar a la hora para sacar los escombros.

La fase «follonera»

Esta es la fase «más follonera», según Obras y Servicios. La flota de camiones trabajará doce horas de lunes a viernes, en jornadas de 8.00 a 20.00 horas. La concejalía considera que el fuerte tránsito de vehículos pesados junto a los accesos por San Mamés es asumible para la zona y sus ciclos semafóricos. Un camión se moverá por aquí cada dos minutos. La proximidad a la A-8 facilitará la circulación y reducirá el impacto de la flota, según la concejalía.

En cualquier caso, tendrá que aplicar restricciones durante los 18 meses que durará la obra. De momento, eliminará dos carriles de la calle Pérez Galdós -funcionan otros dos como alternativa- y varias aceras, entre ellas, una de Luis Briñas que perderá sus árboles, bancos y terrazas.

Fotos

Vídeos