Ponen a la venta el centro comercial Max Center de Barakaldo

Un total de 133 tiendas abren sus puertas cada día en las instalaciones de Barakaldo, un referente comercial que suma 60.000 metros cuadrados./FERNANDO GÓMEZ
Un total de 133 tiendas abren sus puertas cada día en las instalaciones de Barakaldo, un referente comercial que suma 60.000 metros cuadrados. / FERNANDO GÓMEZ

Los propietarios incluyen en el paquete otros dos locales de Zaragoza y Santander, con los que esperan obtener un total de 500 millones

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

Bizkaia se prepara para vivir una gran revolución comercial e inmobiliaria. Tras comprárselo hace 15 años a ING Real Estate, Sonae Sierra, la multinacional propietaria de Max Center, ha puesto a la venta el complejo de Barakaldo, abierto en 1994 y ampliado en 2002 con el edificio anexo Max Ocio. La transacción se engloba en una macrooperación nacional, ya que el lote incluye otras dos grandes superficies: Gran Casa de Zaragoza y el Valle Real de Santander.

La compañía, junto a su socio CBRE Global Investors, con quien comparte al 50% la propiedad de estos tres grandes centros, calcula ingresar en torno a 500 millones de euros, según fuentes del sector. Portavoces de Sonae evitaron concretar el jueves a este periódico más detalles de la operación. Anunciaron que únicamente valoran compraventas «cerradas» y que las instalaciones de Kareaga, con una superficie aproximada de 60.000 metros cuadrados, «siguen operando de manera habitual».

Sin embargo, las negociaciones se encuentran en marcha desde hace meses. Pese a mostrarse satisfechos por la marcha del negocio, animado por unas ventas crecientes que parecen haber dejado atrás los peores años de la crisis, los actuales dueños buscan ingresos con la venta de estos activos para afrontar otros proyectos en distintos puntos de España. Solo Sonae Sierra, controlada por Hugh Grosvenor, duque de Westminster y el hombre más rico del Reino Unido, está presente en siete países con 46 edificios valorados en cerca de 7.000 millones de euros. Junto al operador británico McArthurGlen, trabaja en la inminente apertura de un ‘outlet’ de lujo en el complejo Plaza Mayor de Málaga, que supondrá un desembolso de 140 millones.

La empresa pretende aprovechar el momento actual, caracterizado de nuevo por el gran interés de fondos y empresas extranjeras por el mercado inmobiliario español. La inversión en el sector ‘retail’ experimentó el año pasado un espectacular crecimiento -31%- hasta alcanzar los 3.900 millones. De llevarse a cabo la venta, los propietarios de Max Center, que tiene abiertas 133 tiendas, además de una importante área de restauración y ocio, supondrá el segundo proceso de desinversión que lleva a cabo en Bizkaia en los dos últimos años.

A principios de 2016, traspasó el complejo Zubiarte de Bilbao a Activum SG Iberia Fund por 150 millones. Vendió el inmueble, el único gran complejo comercial existente en la capital vizcaína, para hacer frente a inversiones en otras ciudades españolas presupuestadas en idéntica cantidad. En realidad, los cambios de cromos son una constante en el mundo de las grandes superficies vizcaínas. A finales de 2015, el Bilbondo de Basauri, el primer macrocentro levantado en el territorio, cambió de manos por cuarta vez en sus 25 años de historia tras comprarlo un fondo inversor de Estados Unidos. Varios meses después, Lar España Real Estate Socimi tomó el control de Megapark, de Barakaldo, por 170 millones.

LA CIFRA

1994
año en que echó a andar Max Center. Fue el segundo macrocentro comercial levantado en Bizkaia, después del que Bilbondo abrió en Basauri.

Modernización de la cubierta

Ahora todos los focos están puestos en Max Center, que acaba de invertir 3,5 millones en la modernización de su cubierta. Sin embargo, las mejoras no acabarán aquí, ya que el complejo será objeto próximamente de una reforma integral. La actualización realizada en los últimos meses para renovar la cubierta del edificio, que alberga un parking, incluyó el reasfaltado de la superficie y su señalización, así como una mejora en la iluminación y la seguridad del aparcamiento.

Además de sucesivas obras de reforma, Max Center ha acentuado también su perfil sostenible con diversas actuaciones tendentes a reducir el consumo de agua, mejorar la eficiencia energética e incrementar las tasas de reciclaje. Junto a estas intervenciones, la dirección ha desarrollado una intensa campaña para elevar la oferta comercial y renovar la confianza de una clientela cada vez más disputada por la competencia de los cercanos Megapark y Ballonti (Portugalete). Entre las nuevas marcas que han escogido o están a punto de aterrizar figuran Pablosky, Indie&Soul, San Carlos, Trendie, Loop&Coffe y Burger King. Algunos establecimientos ya radicados, como la tienda de calzado Foot Loker, se han sometido a una importante renovación.

La joya de la corona de un lote que podría suponer un récord

De prosperar las negociaciones y cumplir las previsiones, Sonae Sierra podría incluso alcanzar una cifra récord por la venta del paquete inmobiliario que incluye Max Center. Las mayores operaciones en este segmento se han producido en los dos últimos años con la venta de Diagonal Mar (Barcelona) por 495 millones y Madrid Xanadú, por 520.

Con 60.000 metros cuadrados, el macrocentro de Barakaldo es el segundo en superficie del lote. El zaragozano Gran Casa cuenta con 77.356, de los que casi la mitad están ocupados por un Hipercor, y el cántabro dispone de 48.000. De los tres, Max Center constituye la joya de la corona. Por una razón fundamental. Según los expertos, el interés por los gigantes comerciales vizcaínos deriva de que sus ventas crecen por encima de la media española.

Lo que ningún especialista se atreve a pronosticar es quién se quedará con el centro de Kareaga, un proyecto que emprendieron de forma conjunta Lagun Aro Inmuebles y Eroski. Sin embargo, en marzo de 2002, pasó a manos de ING Real Estate, que solo ostentó su propiedad durante seis meses, antes de vendérselo a los actuales propietarios.

Diferentes estrategias

Fuentes del sector afirman que las estrategias de los gestores son muy distintas. Mientras existen fondos soberanos que «vienen a comprar para vender rápidamente, en un periodo muy corto de seis meses a un año, otras compañías llegan con la intención de quedarse mucho tiempo. Trabajan con una visión mucho ‘más largoplacista’ y buscan sacar rendimientos en un periodo que puede fluctuar entre los 5 y 15 años», esgrimen. Otra duda es si Max Center acabará en manos nacionales o foráneas. «Aquí nadie sabe nada de esta gran operación», afirmaba este jueves un comerciante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos