Un año de cárcel para un policía de Bilbao por frenar una discusión a porrazos

Dos agentes muncipales patrullan por Bilbao. /IGNACIO PÉREZ
Dos agentes muncipales patrullan por Bilbao. / IGNACIO PÉREZ

La Audiencia de Bizkaia considera «excesivo e inopinado» el uso de la fuerza empleado por el agente que utilizó su bastón extensible contra dos jóvenes

EFE

La Audiencia de Bizkaia ha condenado a un año de prisión por un delito de lesiones a un policía municipal de Bilbao que golpeó con su porra a un ciudadano que se estaba empujando con otro. La acción le causó heridas en la frente, un uso de la fuerza que la sentencia considera «excesivo e inopinado».

Según el fallo hecho público este jueves, los hechos ocurrieron a las siete menos veinte de la mañana del 24 de mayo del 2015, cuando dos jóvenes que venían de copas se cruzaron en los Jardines de Albia con otros dos que también habían pasado la noche de fiesta.

Los dos últimos les hablaron en euskera, a lo que les contestó uno de los otros, Paulino, que hablará así «a su madre». Las cuatro personas iniciaron una discusión en el centro de la calzada en la que comenzaron a darse empujones, hasta que llegó un vehículo de la Policía municipal, sin distintivos.

En el coche policial iban el acusado, como conductor, y una compañera. La agente se bajó y les indicó a los jóvenes que se subieran a la acera. Allí siguieron los empujones entre dos de los jóvenes, quedando los otros dos algo más apartados.

Bastón extensible

En un momento dado, el Policía acusado sacó un bastón extensible que portaba y golpeó en la frente a uno de ellos, y lanzó algunos golpes más que impactaron en el segundo joven. Los dos cayeron al suelo y recriminaron al policía su actuación.

Uno de los jóvenes, herido en la frente, precisó sutura y nueve días de cura, mientras que el segundo no presentó denuncia. Tras escuchar las diferentes versiones y ver un vídeo de los hechos, la sentencia concluye que el agente acusado, «en una situación que no precisaba el uso de la fuerza, la utilizó de modo excesivo e inopinado, causando unas lesiones evitables».

Por ello, condena a un año de prisión y a una indemnización de 4.270 euros al agredido, con la responsabilidad subsidiaria del Ayuntamiento de Bilbao, al ser agente de la policía en ejercicio el acusado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos