Cancelaciones

Shakira suspende su concierto del viernes en el BEC

Cancelaciones
AFP
Pablo Martínez Zarracina
PABLO MARTÍNEZ ZARRACINA

David Bowie tenía que haber actuado en julio de 2004 en la plaza de toros de Vista Alegre, pero una lesión de espalda hizo imposible que se celebrase aquel concierto. Hay en la ciudad quien conserva, como un tesoro, la entrada para aquel show. Cuando la muestran a las visitas, se inaugura una disciplina paradójica: la memorabilia de lo que nunca ocurrió.

Yo supongo que la cancelación de Bowie es la más grave que ha sufrido esta ciudad en lo tocante al pop, al menos en los últimos tiempos. En cuanto al rock, no recuerdo nada tan trágico como la suspensión de temporada de Morante de la Puebla en junio de 2007, a dos meses de torear en Bilbao. Aunque quizá haya un desastre comparable: la suspensión de temporada de Morante de la Puebla en 2017, a un mes de torear en Bilbao. Pasando al ska, Madness canceló en 2006 un concierto programado para las fiestas de agosto. Aquello me dolió. Quizá porque todo comenzó como un golpe de suerte: Madness venía a sustituir a The Prodigy, que también canceló. Fíjense: lo que empezó bien, terminó con una suspensión al cuadrado.

Saltando al mundo del rhythm & blues, Amy Winehouse se anunció en el BBK Live de 2011, pero tampoco pudo ser. Esta vez las causas fueron de fuerza mayor: tras suspender su gira europea en junio, la cantante inglesa murió en julio. Tenía solo 27 años.

(Chayanne también canceló un concierto en las fiestas de 2007, pero entiendan que el espacio es corto y me ocupo solo de las malas noticias.)

Vamos con una que va a entristecer a muchos fans. Ayer Shakira anunció que suspende temporalmente su gira y no actuará este viernes en el BEC. La razón es, al parecer, médica: problemas en las cuerdas vocales. Eso significa que la espantada no tiene que ver, como llegó a decirse, con la aparición de la cantante en los ‘Panama Papers’. Tampoco con que tenga Shakira a Piqué todo el día en casa dando ruedas de prensa sobre el asunto catalán, con el consiguiente desgaste psicológico para la familia y el servicio.

La promotora del concierto recomienda guardar las entradas a la espera de nuevas fechas. Solo queda por tanto resignarse. Y pensar que tener un lugar en el circuito de grandes conciertos también se paga. El precio son estas cancelaciones, a su manera tan sonoras.

Fotos

Vídeos