La campeona de cálculo aritmético tiene 9 años: «Soy una niña normal»

Amets Miguel Rocha sostiene el premio que ha ganado por su soltura con los números. /Borja Agudo
Amets Miguel Rocha sostiene el premio que ha ganado por su soltura con los números. / Borja Agudo

La bilbaína Amets Miguel Rocha tarda segundos en hacer complejas operaciones matemáticas

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

Amets Miguel estudia en el colegio Nuestra Señora del Carmen de Bilbao y se divierte sumando, multiplicando, dividiendo... Hasta hace potencias. Se ha impuesto en el Campeonato de Cálculo Mental Aritmético de Bizkaia para niños de entre 5 y 13 años. A veces se ayuda del ábaco y el resto, de su talento. A sus nueve años, asombra.

- ¿Eres una campeona de los números?

- Yo creo que sí (lo dice casi susurrando).

- Eres puro talento.

- Pues yo creo que tengo un poquito (sonríe). Para ganar el primer campeonato de Bizkaia de cálculo... hay que entrenarse mucho.

- ¿Te puedo poner a prueba para demostrar tus habilidades?

- ¡Vale!

- ¿Empezamos con problemas fáciles o difíciles?

- ¡Difíciles!

- Vamos. ¿437-229+154?

- Ehhhh... 362 (tarda 3 segundos).

- Otra: ¿842-365+207?

- 684 (dedica de nuevo 3 segundos).

- ¡Muy bien! ¿Te atreves con una operación sin ábaco?

- Vamos a probar.

- ¿87-18+23-37+29?

- 84 (emplea solo 2 segundos.)

- Ahora una multiplicación. ¿4.812 por 6?

- 28.872 (invierte 17 segundos).

- Sííí. Esta vez te pido una resta. A ver qué tal se te dan. ¿154-73?

- Ehhh... ¿Menos 73? (pasan 7 segundos antes de responder). ¡Vale! 81.

- ¿Te atreves con una división?

- ¡Venga! Las prefiero a las demás operaciones.

- ¿No son las más complicadas?

- Sí, bueno, aparte de las fracciones y decimales.

- ¿5.825 entre 5?

- 1.165 (resuelve en seis segundos).

- ¡Eres una crack!

- Bueno...

- ¿Hacemos unas raíces cuadradas?

- No, no. Ja, ja.

- ¿Te vales de trucos para no fallar?

- En las divisiones hay algunos, pero en el resto, no.

- ¿Qué haces en las divisiones?

- Unos trucos un poco raros. No es solo hacer las divisiones y ya está. Cuando empleamos el ábaco (instrumento milenario que sirve para hacer operaciones aritméticas) hay que quitar una bolita y poner otra.

- ¿Cuándo te diste cuenta de tu destreza?

- Pues desde que empecé a hacer ALOHA (programa que entrena las capacidades mentales de los niños y potencia su inteligencia mediante los número y matemáticas divertidas, retos y juegos).

- ¿Cómo te sientes tras la victoria?

- Un poquito especial, porque los de mi clase no lo saben hacer.

- ¿De dónde viene tu fascinación por los números?

- Me atraen más que las letras. Me encantan las matemáticas. Es mi asignatura favorita.

«Yo creo que sí tengo un poquito de talento, pero para ganar el concurso hay que entrenar mucho»

- ¿Qué ves en ellas?

- Me encanta jugar con los números y ponerlos al revés. Empecé a hacer cosas raras con ellos a los 5 años.

- A muchos mayores se nos está olvidando multiplicar y dividir...

- Sí. Hasta mi profesor se equivoca algunas veces. Estamos ahora repasando las divisiones y cuando ya tenemos la cifra se equivoca en algún número o pone otro resultado. Pone o quita más números. Algunas veces les quito los móviles a los mayores. Les pido que me hagan una 'multi' y me la hacen mal.

- ¿Cuándo aprendiste a multiplicar y sumar?

- Pues en Primaria. Tenía 6 años.

«Aprendí a leer sola»

- ¿Cuál es tu número favorito?

- El 38.

- ¿Por qué?

- Porque el 3 es el número de mi familia: aita, ama y yo. Y el 8 porque si lo tumbas es el infinito.

- ¿Algún número que no te guste?

- El 13. Por la mala suerte.

«El 38 es mi número porque el 3 es el de mi familia: aita, ama y yo.Y el 8 es el infinito»

- ¿Qué te dice el cero?

- Nada.

- ¿Y el 10?

- ¡Tengo casi todo dieces y algún nueve! ¿Sabes? Aprendí a leer sola.

- ¿Cómo?

- Estaba en casa de mi abuelo, encendí la televisión y, de repente, salieron unos dibujos animados.

- ¿Y?

- En la zona de arriba salió cómo se llamaba el perro. No sabía leer, pero vi letras y empecé a ponerlas juntas.

- ¿Qué fue lo primero que leíste?

- 'Bolt', el perro este. Luego me fueron poniendo papeles con letras hasta que aprendí a leer bien.

- ¿Eres lista?

- No. Soy una niña normal. Y, ah, me gustan los capicúas. El 1111, el 2222, el 3333... ¡Los número que se repiten! Y el 3883 ya es la bomba.

«Quiero estudiar medicina para curar a gente como mi aita y que algún día pueda andar»

- Sin hermanos, ¿te gusta sentirte única?

- No. Ja, ja. Algunas veces me quedo sola porque mi padre está haciendo cosas, mi madre, otras. Me quedo sola y no puedo jugar con nadie.

- ¿Qué quieres ser de mayor?

- Pues no quiero ser profesora ni... ¡Quiero ser médica!

- ¿La medicina guarda relación con los números?

- Yo creo que algo tendrá. Pero lo quiero ser por mi aita.

- ¿Por qué?

- Tiene esclerosis múltiple y como no tiene cura... Quiero ser médica para que pueda andar. Está en silla de ruedas. Los médicos ayudan a la gente e intentar descubrir cosas para ayudar a más gente todavía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos