Premios Sabino Arana: el «grito colectivo» de 'No es no' alza la voz

Premios Sabino Arana: el «grito colectivo» de 'No es no' alza la voz
MANU CECILIO

La fundación reconoce la lucha contra las agresiones sexuales y la trayectoria de Abel Barriola, Ramón Barea, Gerediaga Elkartea y Koopera

Iñaki Esteban
IÑAKI ESTEBAN

La defensa pública y decidida de la integridad de la mujer constituyó en uno de los acontecimientos más significativos del pasado año, que no ha dejado de crecer y ampliar su eco en lo que va de este. La Fundación Sabino Arana ha querido sumarse a este «grito colectivo» para erradicar las agresiones sexuales contra las mujeres en todos los ámbitos, y entregó ayer uno de sus premios a las campañas del 'No es no'.

«Más que un reconocimiento de nuestra institución, lo considero como un amparo y un aliento de toda la sociedad vasca a las voces angustiadas y casi siempre silenciadas de las mujeres víctimas y a todas las personas que les apoyan día a día. No descansaremos hasta que la igualdad sea efectiva», declaró Juan María Atutxa, presidente de la fundación, dependiente del Partido Nacionalista Vasco (EAJ-PNV).

Él y la directora de la Sabino Arana, Irune Zuluaga, fueron presentando en la gala que se celebró el Teatro Arriaga de Bilbao a los demás premiados, «gente que se ha distinguido por su esfuerzo en hacer un mundo mejor», según Atutxa. En esta edición, han galardonado al pelotari Abel Arriola, al actor Ramón Barea, a Gerediaga Elkartea (organizadora de la Azoka de Durango) y a la asociación de economía social a través del reciclaje Koopera.

Al acto asistieron el lehendakari Iñigo Urkullu acompañado de Lucia Arieta-Araunabeña; el también lehendakari José Antonio Ardanza; la presidenta del Parlamento Vasco Bakartxo Tejeria; el presidente del EBB Andoni Ortuzar; el alcalde de Bilbao Juan Mari Aburto; el diputado general de Bizkaia Unai Rementeria; el diputado general de Álava Ramiro González.

Un recreación del sufrimiento de la violencia machista y de la lucha contra ella sirvió de preámbulo para la entrega del premio al 'No es no', que recogieron los jóvenes Mirari y Unai. La representación contó con la composición musical ex profeso de Fernando Velázquez, la letra de Leire Bilbao, el coro Euskeria, la coreografía de Hilde Koch, la interpretación de la actriz Mireia Gabilondo y la dirección de Fernando Bernués.

Frontones y reuniones

Barriola realizó toda una confesión de amor hacia la pelota, al juego que le ha permitido ganarse la vida con el deporte, pero también hacia esa peculiaridad vasca que hace de los frontones espacios de vida. «Su función va más allá de presenciar grandes partidos de pelota. Ha sido desde siempre un punto de reunión y sobre todo de unión de tantos y tantos pueblos y de su gentes, sea cual fuere su condición. Partidos, campeonatos de mus, funciones de teatro, olentzeros, huelgas, mítines políticos, campeonatos gastronómicos, herri kirolak...y por supuesto conciertos y verbenas», enumeró.

En su opinión, la próxima revolución de la pelota estará en las mujeres. «Hace quince años era impensable que hubiera campeonatos de fútbol femenino y ahora ya nadie se extraña de que existan. Creo que con la pelota va a pasar lo mismo».

El actor y director bilbaíno Ramón Barea dedicó el premio a la «primera generación vasca de profesionales de la interpretación» a la que él pertenece y en especial, al final del discurso, a su amigo y compañero fallecido Álex Angulo. «Convertimos antiguos cines, frontones, iglesias, tabladillos, salones de actos, plazas...en improvisados escenarios para celebrar la antigua ceremonia de la comunicación».

Contó cómo se celebró la fiesta del estreno de 'La fuga de Segovia', la película de Imanol Uribe, en 1981. «Álex fue con una chaqueta de Vinuesa, el de la cadena Astoria. Corría el rumor de que en la película habían participando expresos de ETA. Marisa Paredes, en los canapés, nos dijo: 'Los actores están muy bien, pero vosotros los presos también estáis muy bien'».

Ese desconocimiento de los profesionales vascos del teatro y el cine es ya historia. Pero no lo es la energía para abrir nuevos caminos. «Seguimos metidos en proyectos innovadores como Pabellón 6, también pioneros en ese nuevo trozo de Bilbao que está surgiendo en la antigua Ribera de Deusto», destacó.

El bombardeo de Durango

La presidenta de Gerediaga Elkartea, Nerea Mujika, recordó que los logros de esta asociación de 400 miembros, radicada en el Duranguesado, a lo largo de sus casi 53 años de vida. A su faceta más conocida, la organización de la Azoka de Durango, se unen otras actividades como los trabajos para la recuperación de la memoria histórica. «Nuestra labor consiste en proteger, investigar y difundir el patrimonio. Fuimos los primeros -y más en concreto Jon Irazabal- en estudiar a fondo el bombardeo sobre nuestra localidad en el Guerra Civil, y estos estudios sirvieron para investigar los de otras localidades», apuntó.

Por último, el presidente de Koopera, Javier Pérez, y el director general de esta asociación, Javier Mariño, se situaron en Basauri en 1992, cuando un grupo de mujeres y cinco jóvenes crearon Rezikleta, el embrión de lo que hoy es una red de 20 entidades sin ánimo de lucro, en las que se incluyen cooperativas de iniciativa social y empresas de inserción, con proyectos en Chile y Rumanía, que dan empleo a 500 personas.

Mariño incidió en el compromiso de Koopera por la innovación social y medioambiental. Así, la ropa donada que no puede volver a utilizarse «se transforma en moquetas para coches, paneles de aislamiento e incluso hilo para la fabricación de nuevas prendas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos