Hallan muerto al bilbaíno de 23 años desaparecido este martes en Islares cuando buceaba

Voluntarios de la DYA trasladan el cadáver hasta el puerto. / DYA Cantabria

Se le había perdido el rastro en la zona de la Cotonera, en Castro Urdiales

Jan Echevarría
JAN ECHEVARRÍABilbao

Minutos antes de las once de este miércoles, los equipos de rescate localizaron el cuerpo sin vida del buceador bilbaíno de 23 años, desaparecido en la costa de Islares en la noche de este martes. Buzos de los bomberos de Castro Urdiales le localizaron al este de punta Cotonera. El cadáver fue recuperado y trasladado al puerto de la localidad, donde quedó bajo la custodia de la Policía Judicial, según han confirmado fuentes del Gobierno de Cantabria.

Efectivos de emergencias buscaban al joven desde la noche de este martes por tierra, mar y aire, después de que el Centro de Gestión de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recibiera una llamada alertando de su falta sobre las diez de la noche. El joven se metió al agua con un acompañante sobre las siete y media para practicar pesca deportiva sin botella. Unas dos horas después salió del mar su compañero, del que se había separado, pero de él no había ni rastro.

Tras recibir el aviso se activó de inmediato un importante operativo de búsqueda, que se extendió hasta las dos y media de la madrugada y en el que participaron miembros de Salvamento Marítimo, bomberos de Castro Urdiales, DYA, Cruz Roja, Policía Local y Protección Civil.

A primera hora de este miércoles se retomó el operativo con cobertura aérea del helicóptero del Gobierno de Cantabria, que tenía previsto realizar turnos de rastreo con el de Salvamento Marítimo «para aprovechar el máximo de horas de vuelo» y el servicio de drones del Ejecutivo cántabro, han asegurado las mismas fuentes

Por mar estuvo desplegada en la zona una embarcación de los bomberos de Castro Urdiales y otra de Cruz Roja, ambas con buzos; tres de la DYA; una de Protección Civil de Castro Urdiales; una de Salvamento Marítimo, y tenían prevista su incorporación otras dos de esta última entidad y una con submarinistas de la Guardia Civil.

Un despliegue que, desafortunadamente, ha acabado con un triste desenlace. También se desplazó hasta el lugar el Grupo de Apoyo Psicosocial de Cruz Roja para atender a familiares y amigos.

Fotos

Vídeos