Cuarto día sin rastro del bilbaíno de 80 años desaparecido en Colindres

Cuarto día sin rastro del bilbaíno de 80 años desaparecido en Colindres

Según su hijo, José Cano, que llevaba unos meses residiendo en esta localidad cántabra, no padece ninguna enfermedad, «salvo pequeños despistes normales a su edad»

ANA DEL CASTILLO

Efectivos de emergencias, Guardia Civil y Protección Civil han reinicado hoy domingo la búsqueda de José Cano Cruz, de 80 años y vecino de Bilbao, que desapareció en Colindres, donde vive desde hace unos meses cerca de la casa de un familiar, el día de Jueves Santo.

En el operativo de búsqueda participan técnicos de la Dirección General de Protección Civil y Emergencia del Gobierno de Cantabria; agentes de la Guardia Civil; voluntarios de las Agrupaciones de Protección Civil de Voto, Colindres y Bareyo; y efectivos de Cruz Roja que aportan dos embarcaciones para vadear el río. Además se ha incorporado el servicio de drones del Gobierno de Cantabria para realizar un rastreo aéreo de la zona en la que se le vio por úlitma vez.

Se cuenta además con el continuo apoyo del Centro de Coordinación de Emergencias 112 del Ejecutivo. Como en el día de ayer el parque de bomberos que el 112 tiene en Laredo permanece en prealerta por si su presencia fuera necesaria. Además, el servicio de drones del Gobierno de Cantabria también se ha incorporado a la búsqueda.

Como de costumbre, Cano salió por la mañana a comprar el periódico, después se sentó en el banco de un parque a leer la prensa y no se volvió a saber nada de él hasta las seis de la tarde del jueves, cuando una vecina de Nates lo vio caminar por la zona.

Según la familia, no tiene ninguna enfermedad. «Despistes normales de una persona de 80 años. Al volver a casa se tuvo que despistar», dice su hijo, Pablo Cano.

En el momento de su desaparición llevaba puesto un pantalón de chandal gris con letras de Adidas en color naranja, camiseta de color negro, forro polar azul marino, chaqueta de color morado y playeras de color gris.

José Cano Cruz no lleva teléfono móvil encima y su hijo cree que tampoco conoce ningún número en el que ponerse en contacto con su familia. «Es tozudo como una mula. Le dices que te llame y contesta: ¿para qué te voy a llamar yo?», explica su hijo, que lleva buscándole sin descanso desde ayer tras dar aviso de su desaparición a la Guardia Civil. Insiste su hijo en que no había «ningún amago de alzheimer, salvo pequeños despistes».

Si alguien tiene pistas sobre su paradero, puede llamar al los teléfonos 642 650 775 y 649 952 957.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos