Bizkaia se prepara para una semana de abrigo

Dos niños hacen un muñeco de nieve en Urkiola./E.C.
Dos niños hacen un muñeco de nieve en Urkiola. / E.C.

La nieve seguirá cubriendo el interior mientras la lluvia y el granizo descargarán sobre la costa. Los termómetros se desplomarán el lunes

EVA MOLANO

Este enero fue el cuarto más húmedo del último medio siglo en Bilbao, recuerda la Agencia Estatal de Meteorología. Pero los días que se avecinan serán, si cabe, aun más desapacibles. El interior de Bizkaia amaneció este viernes cubierto por un manto blanco por la ola de frío polar que amenaza con quedarse durante toda la primera quincena de febrero, advirtió la responsable de Aemet en Euskadi, Margarita Martín.

El territorio registró mínimas de cero grados y el Departamento de Seguridad extendió a todo el día la alerta naranja por nieve. El alto de Trabakua y el de Urkiola despertaron vestidos de novia, al igual que otros muchos municipios, como Otxandio o Zalla. Los copos cuajaron a unos 200 metros sobre el nivel del mar, aunque por la tarde la nieve fue retrocediendo hasta las cumbres y quedó relegada a altitudes superiores a los 1.000. La temperatura media de un 2 de febrero en Bilbao es de 9,5 grados, pero la de este viernes fue de la mitad. La máxima se registró en torno a las 15.00 horas, cuando rondó los 7,8 en la capital vizcaína. Localidades como Sopuerta, Güeñes, Balmaseda y Orozko -con máximas de 3,9- estuvieron a cero grados gran parte de la jornada. Las mínimas se registraron en el monte Oiz (-3,1º) y en Orduña (-2,4º), en ambos casos a las diez de la mañana.

El frente frío de Rusia se situará sobre el Golfo de Bizkaia el miércoles y las temperaturas bajarán 10º

El azote del invierno causó algunos problemas en la red vial, uno de los más aparatosos la colisión entre dos turismos en la Carretera de Miraflores, en el barrio bilbaíno de Bolueta, minutos después de las 20.00 horas y coincidiendo con una fuerte granizada, que provocó cuatro heridos y retenciones. Solo fue obligatorio el uso de cadenas en el puerto de Bikosgana. Pero en el resto de Euskadi tuvieron que cerrarse hasta trece puertos de montaña. Como siempre, Álava fue la provincia más afectada. Aiurdin, Altube, Barrenilla, Herrera, Opakua y Orduña se clausuraron por seguridad, así como el puerto de Arrate en Gipuzkoa, donde las granizadas provocaron complicaciones en la AP-8 a la altura de Zarauz y tres accidentes en Usurbil y Orio causaron 13 kilómetros de caravanas en ambos sentidos. La normalidad se restableció a mediodía.

Las temperaturas fueron este sábado más suaves, con mínimas de 1 grado en Durango y de 3 en Bilbao y máximas de 9. La alerta naranja pasará a convertirse en aviso amarillo por nevadas, que permanecerá activo todo el fin de semana. La cota de nieve volvió a ascender hasta los 1.000 metros durante las horas centrales del día y volvió a bajar hasta los 600 por la noche. El día arrancó con precipitaciones que se intensificaron con probabilidad de granizadas en el litoral. Este domingo, nevará a partir de los 600 metros y seguirá lloviendo y probablemente, granizando en la costa.

A nivel del mar

Pero lo peor está aún por llegar. La próxima semana, el desplome de los termómetros podría desencadenar nevadas incluso en localidades a nivel del mar. Bizkaia volverá a congelarse. Lloverá menos y el descenso de las temperaturas vendrá acompañado de más nieve. Comenzará a dejarse sentir la avanzadilla de una gigantesca masa de aire frío procedente de Rusia que está ahora en los Urales y que entrará a Euskadi por Francia. La máxima será de 7º en Bilbao. Euskalmet anuncia cielos nubosos, con precipitaciones moderadas y nieve a 500 metros.

Ya el martes, las temperaturas de signo negativo llegarán hasta la costa, donde puede incluso nevar. El frente se situará sobre el Golfo de Bizkaia «el miércoles o como muy tarde, el jueves», advierte Martín, y los guipuzcoanos serán los primeros en echarse a tiritar. Provocará la caída en picado de las temperaturas hasta diez grados en el interior de Bizkaia y cinco en la franja costera, donde el mercurio también se hundirá bajo cero. El frente no traerá consigo grandes precipitaciones, por lo que la helada será más intensa. «Será muy probable que en Vitoria se alcancen los -10º y los -2º al nivel del mar», advierten las mismas fuentes. En Bizkaia, nunca se ha bajado de los -8º desde que existen registros. «De seguir estas temperaturas, este febrero solo tendría comparación con el de 1983, cuando en Vitoria se registraron -15,4º», asegura la responsable de Aemet.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos