Bizkaia batirá otro récord de turistas en verano

Con otros ojos. Un grupo de turistas recibe las indicaciones del guía a las puertas del Teatro Arriaga. El Casco Viejo supera en visitas al Guggenheim.
Con otros ojos. Un grupo de turistas recibe las indicaciones del guía a las puertas del Teatro Arriaga. El Casco Viejo supera en visitas al Guggenheim. / ignacio pérez

Instituciones y agentes turísticos pronostican una subida similar a la del 10% vivida en junio. Extranjeros y nacionales, que se reparten a partes iguales, descubren un territorio que ha dejado atrás su imagen industrial y el terrorismo. Británicos, franceses y alemanes encabezan el ranking

MARTÍN IBARROLABilbao

La fina lluvia con la que despertó Bilbao no enturbió el ánimo de Neil y Catherin, ni el de sus hijos Tim y Will. Esta familia de Liverpool, que paseaba por el Casco Viejo con la idea de recorrer la costa vasca, representa un tipo de turista que aflora durante el verano: viajeros independientes que se mueven en grupos más bien pequeños, no entran en el circuito habitual y solo se quedan unos días. Los expertos les llaman los ‘weekend break’, los que se toman un respiro de fin de semana. Según los datos oficiales, los turistas extranjeros más numerosos vienen de Reino Unido, Francia, Alemania y Estados Unidos, aunque cada vez se ven más japoneses y chinos. Bajo el incesante sirimiri, Neil recurría a la ironía británica. «Habíamos pensado en ir al Guggenheim, pero decidimos visitar primero otro emblema turístico de la ciudad, las tiendas de paraguas».

La Diputación contabilizó el pasado junio 135.779 visitantes, lo que mejoraba casi un 10% los resultados obtenidos en el mismo mes del año anterior -cuando a su vez se registró un 9,5% de subida respecto al año anterior-. Es prácticamente la mitad de la afluencia que recibe toda Euskadi y se divide entre extranjeros y nacionales casi a partes iguales. «Las pernoctaciones no solo han crecido en la capital, también lo han hecho en la costa, el Gran Bilbao y el interior, lo cual es ideal porque evitamos un turismo masificado. Pronostico un verano de récord», proclama Asier Alea, director general de Promoción Exterior. Una realidad de la que también se hace eco el Instituto Vasco de Estadística (Eustat), que apunta a Bizkaia como el territorio donde mayor crecimiento han experimentado las pernoctaciones.

«Gran cambio en pocos años»

Tino Mederos, poeta y pintor de 54 años, recupera fuerzas estos días en el hostal de Basurto después caminar solo durante semanas con una vieira colgada a la mochila. «Los canarios tenemos incrustado en el ADN la necesidad de mimar al turista. Me he dado cuenta de que los bilbaínos sois muy acogedores. Se nota que os habéis abierto al mundo». Garbiñe Naverán coincide plenamente con él. Es directora de Bilbao Paso a Paso, una de las siete agencias turísticas de Bizkaia que únicamente programan viajes dentro de Euskadi. «Aquí todavía nos acercamos a ayudar a quien está perdido con un mapa en la mano. Afortunadamente, el turismo no nos ha saturado. Cuando monté la agencia hace 19 años, a Bilbao no venían ni los despistados. El territorio ha cambiado mucho».

EL DATO 36,3

millones de turistas recibió el conjunto de España hasta el pasado junio, un 11,6% más que los registros manejados el año anterior, según la Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur).

Esa imagen de villa industrial todavía sobrevive en el imaginario de ciertos turistas, como la extremeña Margarita la Fuente. «Fuera de aquí aún pesa la idea de una ciudad sucia y oscura. Además, hasta hace todo eran noticias sobre ETA. No sonaba muy atractivo, la verdad. Poco a poco ese prejuicio está desapareciendo. Por eso me animé a venir». Margarita se ha perdido del grupo que transita por San Nicolás, la Plaza Nueva, el mercado de La Ribera, la Catedral, el edificio de la bolsa y el Arriaga, el circuito de bienvenida estándar que idean las agencias locales. Hace unos meses el Ayuntamiento publicó una encuesta en la que aseguraba que el 100% de los que visitan la capital pasan por el Casco Viejo, una cifra que ni siquiera alcanza el Guggenheim.

Los pisos entran a competir

Álvaro Díaz-Munío es presidente de Destino Bilbao y representa a 26 hoteles de 3, 4 y 5 estrellas. «El verano es fiable y funciona muy bien. En Aste Nagusia, la ocupación hotelera llegará al 90% y el resto de la temporada estival el porcentaje de habitaciones ocupadas rondará el 85%. El sector se consolida, pero tampoco noto una gran diferencia respecto al año anterior», detalla. Según Díaz-Munío, las cifras oficiales se diluyen en la economía sumergida de los pisos turísticos legales y, sobre todo, ilegales. «La competencia es buena únicamente si todos trabajamos bajo las mismas normas y pagando los mismos impuestos. Si no, se vuelve injusto».

«No es un turismo masificado. El Gran Bilbao, la costa y el interior se reparten las pernoctaciones» Asier Alea-Dir. Promoción Exterior

La agencia In2destination contabiliza que, en los últimos seis meses, la plataforma Airbnb -dedicada a la promoción de estos pisos- ha ofrecido un total de 986 viviendas, de las cuales solo 83 contaban con la licencia necesaria. Bruno de Zabala gestiona nueve de esos apartamentos. «Estamos en más de quince plataformas, como Booking o Airbnb, ofrecemos atención 24 horas a los clientes, nos registramos en el Gobierno vasco y contamos con la licencia pertinente».

LAS CLAVES

Pisos y hoteles.
Los datos del Instituto Nacional de Estadística revelan que entre enero y junio los extranjeros que se alojaron en viviendas de alquiler se dispararon un 33,8% y sumaron 4,9 millones, mientras que los que escogieron hoteles lo hicieron un 7,7% hasta contabilizar 22,8 millones.
Por destinos.
Cataluña fue el destino preferido durante el primer semestre (8,6 millones de visitas, un 10,3% más), seguido de Canarias y Baleares, aunque los mayores aumentos se registraron en Madrid y la Comunidad Valenciana. Los aeropuertos fueron la puerta de entrada para la mayoría.

Para Aste Nagusia calculan que, igual que sucedió en el BBK Live, estarán completos. «Ahora mismo ya tenemos un 75% de ocupación hasta finales de agosto. Es nuestro primer año aquí y estamos contentísimos». La mitad de todos los pisos turísticos de Bilbao ya se han reservados para la Semana Grande. Díaz-Munio insiste en la necesidad de vender una imagen variada al extranjero, «que vaya más allá del Guggenheim». Eso sí, también reconoce que el desconocimiento de algunos usuarios da lugar a equívocos cómicos. «Una cantidad sorprendente de estadounidenses se piensa que la playa de Bilbao es La Concha».

«Cuidar al turista, pero sin dejar de mimar al bilbaíno»

«Antes, si un turista hacía una foto en la calle, le aparecían tres bilbaínos por detrás intentando descifrar qué demonios estaba encuadrando. Ahora nos hemos acostumbrado a las cámaras y a que miren la ciudad con otros ojos», reflexiona Mikel, actor de teatro y gerente del Café Bar Bilbao, un local anclado en la Plaza Nueva desde 1911 y que lo mismo atrae a txikiteros que esparce el aroma embriagador de los bollos con mantequilla. Mikel lleva ya 25 años manteniéndolo a flote. «Mi familia eran hosteleros y yo me crié detrás de una barra».

Ahora desea y teme al turismo casi en la misma medida. «Es muy bonito enseñar nuestras costumbres, pero a veces me da miedo desvirtuar nuestra personalidad y desnaturalizar la zona». Por eso se esmera en no perder la clientela bilbaína y «mimarla especialmente». «La plantilla de camareros es fija, conocen a los clientes, están a gusto y son capaces de servir en euskera, no solo en inglés y castellano».

Fotos

Vídeos