Bizkaia, en alerta hoy por 36 grados

Los socorristas tuvieron que extremar ayer todas las precauciones para evitar sustos ante la avalancha de usuarios que recibió la playa de Ereaga, en Getxo./Pedro Urresti
Los socorristas tuvieron que extremar ayer todas las precauciones para evitar sustos ante la avalancha de usuarios que recibió la playa de Ereaga, en Getxo. / Pedro Urresti

Tras una agradable domingo de playa, los vientos del sureste dispararán el calor Aleen Bizkaia al menos hasta mañana, según la Agencia Vasca de Meteorología

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Bizkaia entera ansiaba un día de sol con mayúsculas y ayer pudo resarcirse bien a gusto. Frente a los más de 30 grados en el interior, en la costa se rondaban los 25-26, más que agradables. La consecuencia fue que miles de personas atestaron las playas desde primera hora de la mañana en una peregrinación que, en domingo y ya a mediados de julio, a pocos sorprendió que saturara también las principales carreteras hacia el litoral. Hoy vuelve ser lunes laborable y no se prevé el mismo movimiento de vehículos, pero el que no pueda estar bajo la protección del aire acondicionado que intente darse unos cuantos chapuzones en el mar o en una piscina porque la Agencia Vasca de Meteorología Euskalmet ha activado la alerta amarilla por calor con temperaturas que pueden alcanzar los 33 grados en la costa y los 36 en el interior. Mañana el calor bajará, pero apenas unos grados, porque el viento del sureste que ha traído estos sofocos no se relajará, al menos hasta el miércoles.

La estampa de sombrillas en la playa de Ereaga, en Getxo, antes de que sonaran las nueve de la mañana llamaba la atención a los madrugadores paseantes. Pero los amantes de la brisa marina y la arena sabían que ayer no era un domingo cualquiera. Después de una primera quincena de mes cuando menos inestable, las predicciones meteorológicas anunciaban un día de playa de los de verdad. Y nadie quiso perdérselo.

El calor invitaba a las aguadillas en Urdaibai.
El calor invitaba a las aguadillas en Urdaibai. / Maika Salguero

Algo similar ocurrió en los arenales de La Arena, Sopela, Laga, Laida, Barrika, Plentzia, Gorliz... donde a los veraneantes habituales se sumaron los miles de residentes en Bilbao y otros municipios del interior. Una afluencia que provocó caravanas kilométricas en las carreteras de acceso y que prosiguieron a la tarde con accidente incluido. Una mujer fue trasladada al hospital de Cruces tras resultar herida en un choque entre dos turismos en Barrika en sentido Plentzia a las 18.10 horas que requirió la intervención de un equipo de Bomberos.

Las vías secundarias se convirtieron en una solución contra las retenciones que también desde las 11.30 saturaron la A-8 en dirección a Cantabria. Muchos conductores llegaron así a la playa de La Arena, que ayer mostró sus carencias de aparcamiento tras la pérdida de 150 plazas al construirse el nuevo paseo marítimo. Los coches ocupaban todos los arcenes y huecos libres tanto en el descenso al arenal como en el desvío al Superpuerto o en la propia calzada hasta los tanques de la compañía de hidrocarburos CLH. «Tienen que solucionar ya este problema en los suelos sin uso que hay cerca porque es la playa con los mejores servicios que conozco», protestaba Idoia, una usuaria habitual.

«Tiempo bochornoso»

Fuentes de Euskalmet insisten en alertar a la ciudadanía de que el verdadero golpe de calor se producirá hoy -aviso amarillo-, cuando un «tiempo bochornoso» disparará las temperaturas. Según explican, el viento del sureste elevará el termómetro hasta los 30 grados en la costa y los 36 en el interior. Un calor sofocante que, sumado a una creciente nubosidad -sobre todo por la tarde-, podría derivar en algún chubasco aislado.

Ya sin bajar de los 20 grados en toda la noche, mañana se mantendrá un «ambiente pesado»: se esperan máximas de 31 grados en Bilbao. No obstante, según pasen las horas, «la entrada de los vientos frescos del Cantábrico, del noroeste», contribuirán a que el tiempo «refresque notablemente». Tanto que, a partir del miércoles, es previsible un «notable o acusado descenso» de las temperaturas máximas.

Temas

Bizkaia

Fotos

Vídeos