Bilbobus perdió 360.000 usuarios en los primeros ocho meses de vida de la Línea 3

Bilbobus perdió 360.000 usuarios en los primeros ocho meses de vida de la Línea 3
Jordi Alemany

El transporte público de Bizkaia crece un 2,3%. Los aumentos del metro, Euskotren y Bizkaibus compensan los números rojos del tranvía, Renfe y los autobuses de la villa

Josu García
JOSU GARCÍA

La Línea 3 del metro ha revolucionado la movilidad de los barrios altos de la capital vizcaína, desde que entró en funcionamiento a mediados de abril del año pasado. Hace dos semanas, Euskotren, la empresa que gestiona la nueva infraestructura, dio a conocer que 16.000 bilbaínos se suben a diario a sus trenes en este trazado urbano, cumpliéndose así las previsiones que manejaban sus responsables. Un día antes, Metro Bilbao, la sociedad pública que opera en las Líneas 1 y 2, había afirmado que la expansión del suburbano había inyectado 719.000 nuevos clientes en ocho meses a la red principal.

Quedaba por ver qué consecuencias había tenido para Bilbobus la llegada del transporte subterráneo a Matiko, Otxarkoaga o Txurdinaga, entre otros destinos. Pues bien, los autobuses municipales perdieron 360.000 clientes en los primeros ocho meses de funcionamiento de la Línea 3, según los datos a los que ha tenido acceso EL CORREO. Entre el 1 de mayo y el 31 de diciembre, el operador dependiente del Ayuntamiento registró 16,57 millones de viajes frente a los 16,93 del mismo periodo de 2016.

En total, en 2017, Bilbobus atrajo a 25,45 millones de usuarios. Se dejó 469.000 (-1,8%), aunque hay que tener en cuenta que el dato es menos negativo de lo que pueda parecer ya que 2016 fue año bisiesto, lo que implica compararse con un balance de 366 días y no de 365. Lo que sí parece claro es que hay un impacto del nuevo ramal del suburbano en los resultados. En los primeros cuatro meses del año, cuando aún no se había cortado la cinta de las nuevas estaciones, la flota municipal de autobuses se dejó 109.000 pasajeros, un 1,2%. En los siguientes tres trimestres, ya con la línea operativa, la caída fue del 2,13%, dejando el resultado final en un retroceso del 1,8%.

Habrá que ver ahora si este trasvase de clientes (que no parece alarmante) continúa al alza en los próximos meses o si se mantiene estable o, incluso, se recupera terreno. Por ahora, Bilbobus no ha tomado ninguna medida significativa de reorganización por la llegada de la Línea 3. En 2016, su dirección dijo que se esperaría a tener datos reales y se encargaron varios informes. Además, se prometió mantener tanto el empleo como el servicio.

Por otro lado, ya se conoce el balance global del transporte público en Bizkaia en 2017. El año pasado se contabilizaron 167,53 millones de viajes, lo que supone un incremento del 2,39% con respecto a 2016. El transporte crece espoleado por la propia Línea 3 (4,32 millones de viajes) y el avance experimentado en el resto de la red de metro (un millón más de clientes).

También registró un buen resultado Bizkaibus, que creció un 1,7%, anotándose 450.000 nuevos usuarios hasta alcanzar los 27,05 millones. Los autobuses forales confirman su recuperación después de que, entre 2012 y 2015, retrocedieran de forma considerable, perdiendo dos millones de viajeros.

LAS CIFRAS

-1,8%
Es la caída de Bilbobus en 2017. Aunque hay que tener en cuenta que el resultado se compara con 2016, que fue año bisiesto y contó con un día más.
167,53
millones de viajes registraron los transportes públicos vizcaínos el año pasado, un 2,39% más que en 2016.
Etxebarri Bus
Es la otra gran 'víctima' de la Línea 3, que nace en Kukullaga. Hasta su apertura, en abril, ganó 3.000 clientes. Tras la inauguración perdió 58.000.

El traspiés del tranvía

En el lado negativo de la balanza se encuentra el tranvía, las Cercanías de Renfe y Feve. El primer operador se dejó exactamente 100.000 usuarios (-3,4%), en un año en el que la entrada de los nuevos títulos temporales consorciados le debería de haber empujado con fuerza, ya que, desde abril, las personas que sacan abonos ilimitados para el metro pueden utilizar libremente el tren ligero, sin sobrecoste alguno. No parece que esta apuesta por la intermodalidad haya espoleado su demanda. Por su parte, Renfe retrocedió un 1,05% mientras que Feve empeoró su resultado un 12%, perdiendo más de 125.000 usuarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos