Bilbao ofrece pisos en alquiler a 175 euros al mes para que los jóvenes echen raíces

Imagen del edificio reformado, que ofrece 7 pisos en alquiler. / E. C.

La sociedad Viviendas Municipales ha asignado 59 apartamentos reformados en Bilbao La Vieja, San Francisco y Otxarkoaga a personas inscritas en Etxebide

JOSÉ MARI REVIRIEGO

El Ayuntamiento de Bilbao, a través de su parque social de pisos, se ha hecho un pequeño hueco en un mercado inmobiliario que vuelve a despegar, tanto en ventas como en arrendamientos cada vez más elevados. La sociedad municipal Viviendas Municipales, que gestiona más de 4.000 inmuebles en la ciudad, ha asignado un total de 59 apartamentos a jóvenes de rentas bajas con el fin de que echen raíces en sus barrios de origen. La iniciativa se ha llevado a cabo este año en Otxarkoaga, Bilbao La Vieja y San Francisco. El objetivo es que dispongan de una vivienda «en condiciones económicas asequibles para favorecer su emancipación y su arraigo». Al mes pagan 175 euros.

Con este mensaje, el concejal responsable de Viviendas Municipales, Goyo Zurro (PSE), presentó ayer los resultados del segundo programa juvenil, concluido el pasado 30 de junio. En apenas mes y medio, concedió los 60 pisos que ofrecía a nuevos inquilinos menores de 36 años. El reparto se estableció así: 42 en Otxarkoaga, 11 en San Francisco y 7 en Bilbao La Vieja. Sólo un apartamento ha quedado sin ser asignado por «la renuncia a última hora» de la persona interesada. En la edición anterior, se ofertaron 42 viviendas, todas ellas en Otxarkoaga.

Lista de usuarios

Los requisitos para acceder a un piso del parque social en alquiler ayudan a retratar el perfil del usuario. Los interesados deben estar inscritos en la lista de Etxebide -había 598 bilbaínos apuntados cuando comenzó el último programa-, llevar empadronados al menos tres años y no superar una renta anual de 39.000 euros, como establece el servicio vasco de vivienda. Los inquilinos disponen de tres años de contrato, prorrogable.

Los pisos constan de hasta tres habitaciones, aunque no llegan a los 50 metros cuadrados útiles. Pese a sus dimensiones, se ofrecen bien arreglados e incluso con algunos electrodomésticos gracias a la colaboración de Surbisa, la sociedad municipal que se ocupa de obras de reforma. Estos apartamentos se ponen a disposición de los arrendatarios con suelos, ventanas y puertas renovadas.

De los 59 pisos adjudicados, 38 han sido arrendados por una sola persona y el resto, por familias compuestas por dos miembros -17 a parejas y 4, a familias monoparentales-. El 58% de los inquilinos tiene entre 30 y 35 años. Sólo un 3% es menor de 24 años.

De la discoteca bataclán a viviendas sociales

Surbisa.
Lo adquirió en 2007 para su rehabilitación. El edificio está en la calle Cantera número 2 de Bilbao, cerca de Cortes.
Bataclán.
En sus bajos funcionó la mítica discoteca Bataclán que encendió la noche de Bilbao durante años. Allí se rodaron escenas de la película ‘La muerte de Mikel’
Eficiencia energética.
Tiene suelo radiante con aporte de energía solar térmica, paneles fotovoltaicos y persianas eléctricas.
Siete pisos.
Todos cuentan con trastero en la planta baja.

La mayoría, un 54%, tiene unos ingresos anuales de entre 15.000 y 21.000 euros. Únicamente el 7% de los adjudicatarios cobra más de esa última cantidad al año. El 90% de todos los inquilinos lleva empadronado en Bilbao más de cinco años.

Este es el perfil del joven que ha encontrado en Viviendas Municipales una forma de salir del nido familiar y ‘volar’ solo. El concejal Goyo Zurro anunció el compromiso de su departamento por reeditar el programa juvenil en 2018, cuya oferta se establecerá en función de los pisos que queden libres en el parque municipal en alquiler. De media, la sociedad dispone de 180 a 200 apartamentos para poder ofrecerlos a los menores de 36 años que se quieran emancipar y echar raíces en los barrios que les vieron nacer. Por término medio, el usuario de Viviendas Municipales tiene unos ingresos mensuales de 300 euros.

Temas

Bilbao

Fotos

Vídeos