Bilbao medirá desde diciembre el ruido nocturno en zonas de ocio de Abando

La Asociación Anaitasuna protestó el pasado mayo por los ruidos en la zona de Jardines de Albia y Uribitarte./Ignacio Pérez
La Asociación Anaitasuna protestó el pasado mayo por los ruidos en la zona de Jardines de Albia y Uribitarte. / Ignacio Pérez

Los vecinos, «dolidos» tras la reunión con el Ayuntamiento, dicen que «los hoteleros podrán alargar su jornada en Navidad», pero ellos seguirán «sin dormir»

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

El Ayuntamiento de Bilbao instalará a partir del próximo mes sonómetros en distintas zonas de ocio de Abando para evaluar el ruido nocturno existente en este distrito e intentar resolver los problemas de contaminación acústica que los vecinos llevan denunciando desde hace varios años. El responsable de Medio Ambiente, el socialista Alfonso Gil, se comprometió ayer a implantar un paquete de medidas, que entraría en vigor a finales de enero si las mediciones justificasen las protestas vecinales.

«Necesitamos ver de qué estamos hablando. No quiere decir que los afectados no lleven razón, solo queremos contrastar con parámetros técnicos municipales los niveles existentes y corregirlos si se disparasen», señaló al término de un encuentro al que asistió también Tomás del Hierro, responsable del área de Seguridad Ciudadana. Gil no especificó las soluciones previstas en el caso de que tuviera que llevarlas a efecto ni el número de sonómetros que desplegará en una zona cuyos locales de ocio albergan un aforo superior a las 6.000 personas.

La reunión dejó insatisfechos a la mayoría de vecinos, que esperaban un apoyo «contundente» del Consistorio a sus peticiones. «Nos duele que no se pongan medidas desde ya. No se necesita colocar sonómetros para comprobar los ruidos insoportables que padecemos desde hace tanto tiempo»», lamentaron los afectados, que denunciaron las distintas varas de medir del Ayuntamiento. «Mientras los hoteleros dispondrán en navidades de fechas especiales para alargar su jornada y algunos podrán cerrar a las ocho de la mañana en vez de a las seis, nosotros seguiremos sin conseguir dormir», explicaron.

La asociación de vecinos Uribitarte Anaitasuna cree que los datos trasladados ayer a los responsables municipales merecían otra actuación. Señalaron que los sonógrafos instalados durante una semana -del 19 al 26 de octubre- en varios domicilios particulares revelaron que los niveles de ruidos excedieron «con mucho los límites permitidos en el 98% del tiempo controlado».

Fotos

Vídeos