Bilbao estrena su primer Consejo de la infancia

El alcalde se dirige a los mienbros del consejo. /A. Bilbao
El alcalde se dirige a los mienbros del consejo. / A. Bilbao

Formado por 45 niños y niñas, es un organismo consultivo cuyas aportaciones serán tenidas en cuenta en las decisiones municipales

Julio Arrieta
JULIO ARRIETA

El primer Consejo de la infancia y adolescencia de Bilbao ha emprendido su andadura este lunes en el Ayuntamiento. En coincidencia con la celebración del 20 de noviembre, Día Universal de la Infancia, este nuevo organismo consultivo ha celebrado su sesión inaugural en el espacio que el consistorio reserva para las grandes ocasiones, el Salón Árabe, en el que el alcalde, Juan María Aburto, ha dado la bienvenida a los nuevos 45 consejeros con los que va a contar la Villa: 45 niños y niñas, estudiantes de varios centros educativos de la ciudad, que ya han realizado su primera reunión de trabajo.

Uno de los objetivos del Plan de gobierno municipal 2015-2019 es que Bilbao sea reconocida como «ciudad de la infancia», una distinció que concede Unicef, organización adscrita a las Naciones Unidas. Para conseguirlo «se establece la creación de órgano permanente de participación y representación» infantil, un propósito que fue aprobado en el Pleno.

Tal y como ha explicado el alcalde, el Ayuntamiento prevé que la obtención este sello de Unicef se logre durante el primer semestre de 2018. «Nuestro compromiso es escuchar a los niños y niñas, considerar su opinión para construir la ciudad y gobernar, e incorporar su mirada en nuestras decisiones. Queremos que su participación sea activa en el diseño de políticas públicas en general, no solo en gestión, urbanismo… también de igualdad, cultura y ocio. Queremos trabajar con ellos», ha añadido Juan Mari Aburto.

Los componentes del Consejo han sido elegidos por sus propios compañeros de centro educativo. En su primera reunión, en la que han trabajado repartidos en grupos con seis concejales de todos los grupos políticos, se han ocupado de discutir cuestiones formales, relacionadas con el funcionamiento del organismo, pero también han planteado ya sus primeras consideraciones prácticas sobre la ciudad. Entre las cuestiones que han puesto sobre la mesa, han destacado las medioambientales, con aportaciones sobre la electrificación de los transportes públicos o el mantenimiento de los parques y los montes que rodean Bilbao; pero también se ha planteado la mejora de los equipamientos deportivos o el problema de la falta de plazas de aparcamiento que deriva de la peatonalización de las calles, por mencionar solo dos asuntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos