«Sin baño en la pista deportiva, los niños deberán recorrer 200 metros para ir a orinar»

Las familias reunidas en Aterpe llevaron ayer su protesta a los aledaños de la escuela.
Las familias reunidas en Aterpe llevaron ayer su protesta a los aledaños de la escuela. / luis ángel gómez

El colegio Luis Briñas de Santutxu se moviliza con el apoyo de los partidos de la oposición en Bilbao para exigir mejoras en la construcción del nuevo recinto de deporte

IKER IZQUIERDO

El tiempo se agota para los padres, madres, profesores y alumnos del colegio Luis Briñas de Santutxu. La comunidad escolar mantiene la esperanza de que se incorporen baños, vestuarios y un acceso cubierto en la nueva pista deportiva que se está construyendo en la escuela, pero cada vez lo ve más complicado debido al avanzado estado de las obras que, en breve, no admitirán modificaciones.

«Ahora es el momento de cambiar la estructura porque cuando construyan las rampas, ya será muy tarde», explicaron ayer miembros de la comisión Aterpe, que exige que las nuevas instalaciones se ajusten mejor a las necesidades que ven ellos para el colegio. Arropado por los cuatro partidos de la oposición en Bilbao -EH Bildu, PP, UdalBerri y Goazen-, el colectivo de padres y madres de alumnos se concentró en los aledaños de la escuela para denunciar el «pasotismo» del Gobierno vasco y del Ejecutivo local de Bilbao, encargados del proyecto de reforma. «A finales de junio nos reunimos con el PNV y vieron que lo que planteábamos era algo lógico. Sin embargo, seguimos esperando una llamada que nunca llega», se lamentaron.

Un millón de euros

La obra tiene un coste de un millón de euros y está previsto que finalice el próximo octubre. Desde un principio, el plan del Gobierno vasco era instalar una pista deportiva que sirva de cubierta para los días de lluvia. No obstante, esta infraestructura carece de baños, una de las demandas de la comunidad escolar. «Los niños deberán recorrer a la intemperie un camino de 200 metros para ir a orinar», advirtieron ayer los representantes de Aterpe.

La comunidad escolar plantea al Gobierno vasco cambios en la obra antes de que sea «tarde» Los plazos

La plataforma mantiene su campaña de movilizaciones, iniciada cuando las instituciones presentaron un proyecto para cubrir el patio del colegio, aunque ayer no pudo evitar un gesto de desesperanza. «Estamos desesperados. Antes teníamos la ilusión de poder solucionar esto, pero ya no sabemos qué hacer», apuntaron en el colegio. Manifestaciones, reuniones en el Parlamento de Vitoria y movilizaciones no han dado los resultados que buscaban.

«En junio nos reunimos con el PNV y nos dieronla razón, pero todavíano nos han contestado» Conversaciones

En este ambiente de frustración, alguno de los integrantes del colectivo planteó como «única opción» medidas drásticas: «Si es necesario, romperemos las obras que ya están hechas para que nos escuchen y así luchar por lo que consideramos que es justo». Unas palabras que no estaban en el guión y que dejaron perplejos a todos los asistentes, pero sobre todo, a los concejales de la oposición que acudieron a la cita.

Fotos

Vídeos