La ‘banda de los leones’ roba dos bares y asalta una cristalería en Bizkaia

Ertzainas de paisano extraen posibles pruebas en cajas de uno de los registros realizados en viviendas del Peñascal donde residían miembros de 'la banda de los leones', en junio de 2016./LUIS CALABOR
Ertzainas de paisano extraen posibles pruebas en cajas de uno de los registros realizados en viviendas del Peñascal donde residían miembros de 'la banda de los leones', en junio de 2016. / LUIS CALABOR

Revienta con mazas las tragaperras de dos establecimientos de Galdakao y Trapagaran, y practica un alunizaje en Zaratamo

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

«Lo tenían muy estudiado. Iban con anorak y linternas en la frente, como los mineros. Reventaron a porrazo limpio las tragaperras y la caja registradora, y se llevaron una máquina entera de cambios. Y todo en menos de tres minutos». José Andrés Castro regenta desde hace 21 años el Manhattan, un restaurante que ofrece menús del día en el polígono industrial Ibarzaharra de Trapagaran.

En la madrugada del pasado sábado, sobre las 02.00 horas, cuando el polígono se encontraba ya cerrado y no quedaba nadie en el lugar, su local fue asaltado por cuatro individuos, que ocultaban sus rostros con capuchas. Tres accedieron al establecimiento mientras un cuarto vigilaba en el exterior con el motor en marcha de un ‘Seat León’ negro robado, dispuesto para emprender la huida. Todo apunta a que detrás de este asalto y de al menor otros dos similares registrados esa misma noche se esconde la ‘banda de los leones’, conocida así por los policías porque suelen robar este modelo de vehículo para cometer sus golpes.

«Doblaron la persiana hasta unos 60 centímetros y abrieron la puerta sin romper el cristal», apunta Castro. «El persianero ha tardado dos horas en sacarla». Cada uno de ellos se dirigió a una máquina recreativa y «las destrozaron enteras, ahora no valen para nada». Calcula que se habrán podido llevar unos 1.500 euros en monedas, aunque los destrozos son mucho más cuantiosos. Según le explicaron los ertzainas que acudieron al aviso de madrugada, habría habido algún otro robo en la Margen Izquierda, que podría atribuirse también a este grupo. Los cajones de las máquinas «aparecieron después tirados en alguna calle».

Chatarra para cambios

Su siguiente destino pudo ser Zaratamo, donde en la cristalería Videcor realizaron un alunizaje. «Han pegado con el coche en la puerta hasta que han conseguido abrirla. Después, han entrado dos en la oficina con linternas y uno esperaba fuera. Los ordenadores y las herramientas ni las han tocado. Se han llevado la poca chatarra que hay para cambios», advertía ayer un empleado, mientras otros operarios reparaban el portón. «Aquí no tienen nada para llevarse», afirmaba, sorprendido de que los ladrones eligieran un negocio de cristales para cometer un robo. La alarma saltó a las tres de la madrugada. Los delincuentes dejaron restos de pintura negra, por lo que se sospecha que emplearon de ariete un turismo de este color.

Por último, se perpetró un robo en el bar Goiz Argi, ubicado en la calle Guridi de Galdakao. También en esta ocasión eran cuatro los encapuchados. «Entraron a las 3.42 y salieron a las 3.43. Eran chavales jóvenes, delgados, de 1,70 de altura, con pasamontañas y guantes», explica una de las responsables del local, que cuenta con cámaras. «Utilizaron martillos grandes y al segundo golpe rompieron la cristalera y eso que es gorda». Su objetivo también fueron las máquinas recreativas y de apuestas, que «con el partido del Athletic habían funcionado bien». Se llevaron unos 1.000 euros y una tablet.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos