El Ayuntamiento cree que la huelga de la OTA terminará la próxima semana

El Ayuntamiento cree que la huelga de la OTA terminará la próxima semana
Jordi Alemany

El concejal de Movilidad, Alfonso Gil, ha repetido que sigue trabajando «discretamente» en el conflicto, que hoy cumple un mes

MARTÍN IBARROLA y JULIO ARRIETA

Exactamente un mes después de que estallara la huelga de la OTA en Bilbao aparecen los primeros indicios de una solución. Así lo cree el concejal de Movilidad Alfonso Gil, que este viernes ha asegurado ver muy cerca el acuerdo entre la UTE Eysa-Cycasa y los vigilantes. «La semana que viene espero que tengamos una resolución. Eso sí, no vamos a intervenir como nos piden las partes, unos para que machaquemos a la empresa y otros para que lo hagamos con los trabajadores. Esto no es un ring. Queremos preservar un servicio público que nos parece fundamental». Como ya dijo en el último pleno municipal, el teniente de alcalde ha rechazado que el Ayuntamiento actúe como «un órgano de concertación social, lo cual no quiere decir que estemos asistiendo a lo que está pasando sin ninguna intervención». El Consistorio «está intentando en todo momento que las partes lleguen a un acuerdo». En este sentido, ha vuelto a insistir en la importancia de un trabajo «discreto».

Los huelguistas han recibido «muy positivamente» estas declaraciones de Gil y esperan que se «concreten con una propuesta de acuerdo en la mesa». De momento aseguran no saber ningún detalle más, aunque lanzan un «voto de confianza a la concejalía de movilidad». Desde la empresa sí confirman una mejoría sustancial respecto a las dos últimas reuniones mantenidas con la Delegación de Trabajo del Gobierno vasco, donde las partes no alcanzaron ningún acuerdo.

Pérdidas por «paliar»

La huelga estalló el pasado 2 de enero después de que la UTE despidiera a siete trabajadores por no cumplir con sus obligaciones laborales. Estas sanciones llegaron una semana después de una reunión celebrada internamente el 12 de diciembre, en la que el Comité de Empresa se negó a aceptar los nuevos términos del convenio colectivo. Los trabajadores siempre consideraron los despidos «un chantaje para negociar», mientras que la UTE alegó que los expedientes sancionadores eran «muy grave» e «injustificables». Durante los últimos encuentros con las autoridades gubernamentales, la empresa se mostró abierta a considerar la readmisión, «pero con condiciones», y los huelguistas declararon estar dispuestos a asumir «sacrificios».

Más información

El concejal de Movilidad señaló en su última comisión que el número de multas impuestas durante las tres primeras semanas de huelga de la OTA había ascendido a 259. «La gente ha sido muy respetuosa. Hemos identificado pocos ‘coches lapa’, es decir aquellos que se asientan permanentemente en una plaza de aparcamiento. Solo se penalizaron los incumplimientos claramente flagrantes como estos», aclaró.

Las recaudaciones del servicio público se desplomaron al poco de iniciarse el parón. Del 1 a 7 de enero ingresaron 45.576 euros; del 8 al 14, 29.768; y del 15 al 20, 17.624. La caída se vuelve abismal si se compara con los más de 200.000 euros que facturaban semanalmente a las arcas públicas antes de comenzar las protestas. Gil recordó que el sistema de aparcamiento público «no supone un negocio para el Ayuntamiento, su objetivo es fomentar la rotación de los vehículos y evitar el uso del coche particular en la ciudad». A pesar de que el Consistorio siempre ha defendido que la OTA «no supone coste ni recaudación porque se autofinancia con lo que pagan los usuarios», el concejal de movilidad ha reconocido esta mañana que «hay pérdida que tendremos que paliar», aunque no pretende que «enturbie la solución del conflicto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos