El Ayuntamiento de Bilbao invertirá 28 millones en los barrios de los 78 que destinará a nuevos proyectos el próximo año

El alcalde Aburto, con los Presupuestos de Bilbao para el año que viene./Jordi Alemany
El alcalde Aburto, con los Presupuestos de Bilbao para el año que viene. / Jordi Alemany

Aburto presenta un contenido proyecto de presupuestos de 535 millones, 8 más que en este ejercicio, que se volcará en la transformación urbana, la seguridad, la movilidad, los servicios sociales y la actividad económica

JOSÉ MARI REVIRIEGO

El Ayuntamiento de Bilbao ha reservado una partida de 78,6 millones en el capítulo de inversiones para el año que viene, lo que representa el 13% del presupuesto total propuesto para ese ejercicio. Esta es una de las cifras claves en el proyecto presupuestario de 2018 que ha presentado este viernes el alcalde, Juan Mari Aburto. La columna vertebral de las próximas cuentas, que tienen garantizada su aprobación gracias a la mayoría absoluta de los socios del equipo de gobierno (PNV-PSE), revela los mayores esfuerzos económicos en las siguientes campos de actuación: transformación urbana (107 millones), seguridad ciudadana (68), transporte y movilidad (63), servicios sociales (47) y actividad económica (24).

Otro de los ejes estratégicos destacados por el alcalde ha sido la inversión en los barrios, presupuestada en 28 millones. La concejalía de Hacienda negociará a partir de ahora con los partidos de la oposición la posibilidad de introducir cambios en la propuesta e inversiones nuevas. Tras la ronda de reuniones, el Gobierno municipal llevará las cuentas al pleno para su aprobación. Se trata de los terceros presupuestos de Aburto desde que asumió la Alcaldía en mayo de 2015.

Desde entonces, las cuentas han experimentado incrementos año a año de alrededor de 20 millones. Sin embargo, en esta ocasión el aumento es mucho más contenido con respecto al ejercicio precedente –8 millones más–. «Es un presupuesto equilibrado, solidario y participado», ha destacado el alcalde, en una presentación celebrada en el Salón Árabe con la presencia de los concejales del Ejecutivo PNV-PSE.

Sin deuda

De nuevo, el Gobierno de Aburto ha apostado por unas cuentas «sin deuda» que dedica 246 millones –casi la mitad de los fondos totales– a que la «ciudad funcione bien». Es decir, a subir y bajar la persiana a diario. La propuesta económica mira a Zorrozaurre, cuyas obras comenzará a tomar cuerpo el año que viene con la apertura «por fin»del canal de Deusto y la llegada de la universidad del videojuego a la antigua fábrica de tornillos de Beta. Precisamente en esta zona en expansión de la ciudad está previsto el mayor ingreso registrado en las cuentas de 2018: la venta de un solar para la construcción de vivienda tasada. Saldrá a subasta y el equipo de gobierno espera sacar 6,5 millones. En cualquier caso, es una previsión. Si la marcha económica fuera bien, el Gobierno local evitará vender la finca para no perder patrimonio.

En una propuesta presupuestaria en la que no asoma ningún proyecto nuevo o de relumbrón, el equipo de gobierno se prepara para echar el resto en los grandes eventos que aterrizarán en Bilbao durante el año que viene: las finales de rugby, los premios europeos de la MTV y de tres congresos de notable alcance –el foro de igualdad, la cumbre mundial sobre economía social y el Routes, considerado el mayor encuentro del sector del transporte aéreo en Europa–.

La negociación que abre ahora con los partidos pondrá a prueba el grado de sintonía entre Gobierno y oposición. De momento, lo han recibido con críticas al considerarlo excesivamente moderado en la inversión pública. El presupuesto vigente contó con el aval del PP. Los populares han censurado la «falta de ambición» de la propuesta, en la que no figuran partidas concretas para la llegada soterrada del AVE. EH Bildu, el principal grupo de la oposición, reclama mayores esfuerzos en los barrios. UdalBerri, por su parte, ve carencias en la lucha contra el desempleo y la pobreza, tras denunciar la «raquítica» información ofrecida sobre el plan presupuestario por el Gobierno antes de la presentación. Por último, Goazen ha calificado la propuesta económica para 2018 de «cicatera» y ha afirmado que ha sido elaborado «de espaldas a la realidad social» de Bilbao.

Fotos

Vídeos